´

23/9/11

Lectura forense

Milan Kundera escribió en alguna de sus novelas (nunca recuerdo dónde leo las cosas, perdonen) que en asuntos de amor la mujer es una especie de analista forense de la lengua, mientras el hombre, afecto al detalle en cualquier otro ámbito (deportivo, por ejemplo) se transforma de golpe en el rey de la totalidad. Pone como ejemplo: el hombre dice “te quiero” y la mujer quiere saber cuánto, por qué, cómo, desde cuándo. Kundera se burla lógicamente de la mujer y coloca al hombre en una especie de pedestal de la Razón, dado que es capaz de entender y sentir Grandes Conceptos sin perderse en la minucia terrenal típicamente femenina de la cantidad y la forma. Lo estoy diciendo con mis palabras porque no recuerdo para nada cómo lo expuso Kundera y sólo estoy tomando su idea general. Suponiendo que esa ridiculez merezca el epíteto de “idea”. Por supuesto, siempre me pareció un concepto falso, sexista e idiota. Se imaginará usted, querido lector, el desencuentro con mi Yo Racional (o lo que queda de él, si alguna vez lo tuve) cuando descubro a mis estúpidos estrógenos haciendo un fino trabajo forense dedicado, en especial, a defender el pensamiento de Kundera. Recibo un mail que dice: “pienso en ti” y me quedo detenida en un vacío significativo. Esa totalidad no me dice nada, es un Gran Concepto tan inaprensible como el dios de los iconoclastas. Piensa en mí cuánto. Mucho, poco, a veces, cada 10 minutos, una vez por hora, cada 3 horas, dos veces al día, cuando va al baño, cuando se lava los dientes, cuando pelea con un taxista, cuando pide un jugo. Qué lo hace pensar en mí. Piensa en mí cómo. Con qué frecuencia. Qué intensidad. Piensa pensando qué cosas. Siente cosas físicas, le duele el pensamiento, le agota, o son recuerdos inofensivos que van y vienen. Provoca el pensamiento o le llega solo. Se acuerda de anécdotas o piensa en abstracto oh Leila Leila. Qué anécdotas. Piensa en mí unos segundos y desaparezco o me instalo unos minutos en su pensamiento. Es positivo o negativo lo que piensa. Se duerme pensando en mí o se duerme mirando la tele y pensando en Mad Men. Al despertarse piensa en mí o se acuerda de mí luego, cuando revisa el mail, o al final del día, cuando está cansado y se da cuenta de que le falta algo por pensar. Qué carajo significa “pienso en ti”, Kundera maldito. 

1/9/11

Madre de Leila Macor expresa preocupación por pérdida de estilo de su hija

LOS ÁNGELES, 31 Ago 2011 (Agencia) - La humanista italiana Gabriella Pelissero señaló el jueves su preocupación porque teme que el estilo de su hija Leila Macor se vea afectado por su trabajo como corresponsal en Los Ángeles, constató la propia periodista en una entrevista telefónica con su mamá.
   Cuando se le preguntó si en efecto considera que el estilo de una agencia de noticias es capaz de influenciar negativamente el proceso creativo de la escritora, la ex empleada de Sears y campeona regional de Scrabble de 78 años respondió: "Sí".
   "¡No chica!", replicó la periodista supuestamente de 33 años y figura despampanante en el encuentro de larga distancia con su madre en la tarde del miércoles, poco antes de ir al baño. "No te preocupes que el blog y el trabajo no tienen nada que ver", agregó.