´

23/9/11

Lectura forense

Milan Kundera escribió en alguna de sus novelas (nunca recuerdo dónde leo las cosas, perdonen) que en asuntos de amor la mujer es una especie de analista forense de la lengua, mientras el hombre, afecto al detalle en cualquier otro ámbito (deportivo, por ejemplo) se transforma de golpe en el rey de la totalidad. Pone como ejemplo: el hombre dice “te quiero” y la mujer quiere saber cuánto, por qué, cómo, desde cuándo. Kundera se burla lógicamente de la mujer y coloca al hombre en una especie de pedestal de la Razón, dado que es capaz de entender y sentir Grandes Conceptos sin perderse en la minucia terrenal típicamente femenina de la cantidad y la forma. Lo estoy diciendo con mis palabras porque no recuerdo para nada cómo lo expuso Kundera y sólo estoy tomando su idea general. Suponiendo que esa ridiculez merezca el epíteto de “idea”. Por supuesto, siempre me pareció un concepto falso, sexista e idiota. Se imaginará usted, querido lector, el desencuentro con mi Yo Racional (o lo que queda de él, si alguna vez lo tuve) cuando descubro a mis estúpidos estrógenos haciendo un fino trabajo forense dedicado, en especial, a defender el pensamiento de Kundera. Recibo un mail que dice: “pienso en ti” y me quedo detenida en un vacío significativo. Esa totalidad no me dice nada, es un Gran Concepto tan inaprensible como el dios de los iconoclastas. Piensa en mí cuánto. Mucho, poco, a veces, cada 10 minutos, una vez por hora, cada 3 horas, dos veces al día, cuando va al baño, cuando se lava los dientes, cuando pelea con un taxista, cuando pide un jugo. Qué lo hace pensar en mí. Piensa en mí cómo. Con qué frecuencia. Qué intensidad. Piensa pensando qué cosas. Siente cosas físicas, le duele el pensamiento, le agota, o son recuerdos inofensivos que van y vienen. Provoca el pensamiento o le llega solo. Se acuerda de anécdotas o piensa en abstracto oh Leila Leila. Qué anécdotas. Piensa en mí unos segundos y desaparezco o me instalo unos minutos en su pensamiento. Es positivo o negativo lo que piensa. Se duerme pensando en mí o se duerme mirando la tele y pensando en Mad Men. Al despertarse piensa en mí o se acuerda de mí luego, cuando revisa el mail, o al final del día, cuando está cansado y se da cuenta de que le falta algo por pensar. Qué carajo significa “pienso en ti”, Kundera maldito. 

19 comentarios:

Fd dijo...

El "pienso en tí" también tiene mucho de paranoico. El hombre debería ser más paranoico, pero no estoy seguro.

La mujer piensa más tiempo sobre el hombre pero mientras piensa en otras cosas al mismo tiempo.

Interesante tu artículo.

Ineta dijo...

Mirá, Barthes se hizo la misma pregunta: "¿Qué quiere decir "pensar en alguien"? Quiere decir: olvidarlo (sin olvido no hay vida posible)y despertar a menudo de ese olvido".
(Éste es otro maldito).

Clara Sheller dijo...

Igualmente, más alla del adverbio que le pongamos a "pensar", ¿Qué implica "pensar en alguien"? ¿Razonarlo?¿Entenderlo? ¿Qué "pensás" de alguien cuando "pensás" en alguien?

Cecilieaux dijo...

Obviamente, tu corresponsal no era rioplatense, o te hubiera enviado un "Pienso en vos," que es obviamente una invitación a milonguear por kundera quieras.

Anónimo dijo...

Ves Gabriela? No tienes nada de que preocuparte.
Angel

alfarero007@hotmail.com dijo...

Jaja, me hiciste reir, me recordaste a mi esposa (pensè en ella) saludos desde Mèxico.
pd, Kundera tiene razòn

Cecilia dijo...

¿Te das cuenta de que te estás empezando a parecer a Leo Maslíah?

Ramon dijo...

Ay, Lelila, todo depende de la hora del correo. Si fue en la mañana soñó contigo y si es en la noche estuviste en su cabeza todo el día, tanto que tuvo que enviarte un correo.
O...o...Oooooo te le cruzaste por la mente mientras abría Gmail o el Facebook y le tomó 0,15 segundos en escribirte.
Revisa la hora, revisa...

George dijo...

una vez le dije eso a una chica que me gustaba mucho. se lo dije con mensaje de texto; a los minutos llamó y terminamos peleando. después de eso, seguía pensando en ella, pero ya no nos veíamos. un día supe que se había casado y que esperaba un bebé (por eso se había casado (eso decían las malas lenguas)), pero yo seguía pensando en ella así que decidí enviarle un mail. respondió que no lo vuelva hacer, que era muy feliz como estaba que si le volvía a escribir me mandaría al diablo y no me gustaría. entonces pensé que debería dejar de pensar en ella, porque no era lo correcto además que me hacía daño. así pasaron varios años, tuve varias novias (algunas muy bonitas), dejé de pensar en ella, hasta que una noche, cuando regresaba de una fiesta con amigos, antes de ir a dormir encendí la PC a ver que novedades: ella había escrito, su texto comenzaba diciendo "la otra vez pensaba en ti...", luego de dio varios detalles de cuándo, cómo, dónde y por qué me lo decía.

apagué la PC y me recosté. esa noche traté de no pensar...

y justo ahora sales con ese post. de haber sabido que la culpa de todo la tenía kundera, nunca hubiera dicho lo que dije...

Santiago dijo...

Entonces te mudaste a Los Angeles?
Es un comentario para la entrada anterior pero me da pereza hacer dos comentarios, y la otra entrada ya perdió novedad.
Estuve pensando que te fuiste porque estabas arta de vivir en un pais que cree estar en crisis y decidiste mudarte a uno con crisis autentica.
Sobre pienso en ti, con seguridad el hombre solo quiere que tu pienses en el y lo tengas en cuenta pero tal vez solo quiera eso, los hombres a veces somos asi

Victor dijo...

Jua jua...Coincido con Cecilia y con George...que prédica, pero bueno, así es nuestra cabeza no se detiene y puedo decir que "pienso en ti" Leila, haces que piense en ti, si no "escribir para qué".

Gracias una vez más por compartir, hoy brilla mucho el sol voy a tomar fotografías, espero que estés muy bien.

ednaleah2 dijo...

Sencillamente fascinante....
Da risa tu extrema inteligencia para hacer comico algo tan serio... Es algo serio pensar en alguien

Justo Villamil dijo...

Leila, que "carajo", ahora entiendo por que leo a menudo tu blog, ojala siempre pienses en nosotros y escribas lo que pienses y lo que no piensas, total creo tenemos la garantia que va a ser bueno.

El sitio de Iris dijo...

Leila, amiga. Nosotros, quienes pasamos por aquí, lamentamos tu ausencia (menos mal que no prolongada), también te extrañamos y pensamos en ti. Cada post nos deja pensando, estoy segura. Pero, eso no es tan importante. A nosotras nos interesan los detalles de la persona que ocupa nuestros pensamientos. Ojalá quien te dijo que piensa en ti hubiera escrito tantos mensajes como los de tus seguidores, pero él cree que ha dicho mucho.
Seguro vio algo bonito y quería que tú lo supieras.
Un abrazo desde Cuba.

Juana Gris dijo...

Cuando alguien te dice que piensa en ti es porque está pensando todo el tiempo en tí. Si no te habría dicho "pensé en tí". Y ahí te podés preguntar si fue en el taxi o en el baño.
Por favor no empieces con los razonamientos de Barthes, sabés que terminó atropellado por un camión de una tintorería. Seguramente se estaba haciendo preguntas por estilo. Y vino el camión y plaf.
Pienso en tí, pienso en ti, pienso en ti.

gustavomendoza dijo...

Hola Leila:
Yo no se Kundera pero vengo  de la generation en que a uno le  decían: " el hombre propone y la mujer dispone". Imagino que en  la antigüedad se habrá escrito  algun tratado sobre la fenomenología de la mujer y su diferencia cognitiva en relación al hombre. Tambien imagino alguna obra perdida de Safo de Lesbos en la que concluía que "hombre no es gente". Pues si Leila, arremetes duramente contra el pobre Kundera con su insoportable levedad, con su amores ridículos, con su bromas si con Risa o con olvido es de reconocer que es un hombre del siglo pasado cuando analiza la mujer en sus personajes. Pero solo busquemos la opinión de grandes escritores de todos los tiempos franceses, italianos , españoles, rusos. Tambien politicos, grandes filosofos etc expresaban opiniones retrogradas sobre la mujer . Baste decir que me gustaba y  me gusta leerlo . Por eso pienso en ti de vez en cuando y me vengo a tu pagina y te leo. Es solo no me gusto como bendita seas le echas la culpa solamente a Kundera de lo ancestral del problema .

Anónimo dijo...

Estimada Leila, es bueno sentir en tu palabra aires del Atlántico, uruguacha. Leer: El Amor en Tiempos del Cólera...Tu amigo el Aguilucho...Y que Dios te bendiga...

Leila Macor dijo...

Gracias a todos por sus especulaciones, ninguna de las cuales se acerca remotamente a la realidad ;)
Excepto, probable y lamentablemente, en el destino de Barthes que dice Juana Gris. Camión y plaf. Eso es todo.
Jorge, pensaba que tu historia iba a terminar con felicidad para siempre. Tanto agónico suspenso para nada! Eso no se hace.
Saludos

Pos yo dijo...

Ves cómo Kundera tenía razón?
El hecho que el sujeto quería comunicar es que piensa en ti. Punto. Eso debiera bastar para sentirte halagada, porque bien pudiera no hacerlo, o hacerlo y no decirlo.

Mujeres!