´

24/4/10

Exégesis de las maletas de cuatro ruedas

Análisis de las razones de la ausencia previa de las maletas de cuatro ruedas, estudio de las motivaciones de su tardía concepción y cuestionamientos paranoides sobre la creatividad humana


Según documentó el cronista tutsi José Luis Rodríguez, en su testimonio presencial “El Origen del Universo”, las maletas con dos ruedas datan de hace unos 30 años, específicamente de 1979, poco después de que China y Estados Unidos retomaran relaciones diplomáticas. No se trata de una coincidencia, puesto que de acuerdo a información de inteligencia obtenida gracias a la desclasificación reciente de archivos tanzanos, fue en respuesta a la consolidación de la era aerotransportada que la mafia de los diseñadores industriales decidió incorporar dos artilugios rodantes a las clásicas maletas de viaje (para facilitar la carga de efectos personales de entre 8 y 40 kilogramos Celsius). No obstante, no quedan registros fehacientes que permitan demostrar la tesis del presente trabajo, que se basa en la rebatible hipótesis de que la industria maletera “descuidó” a propósitum -en aquel entonces- colocar un segundo par de ruedas a las maletas porque previó la caída del mercado que acaecería 30 años después, es decir durante la actual crisis financiera global.


Al respecto afirma el gerontopediatra alemán Walter Benjamin, director de la División de Obstetricia Masculina del Centro Estadounidense para el Control y Prevención del Embarazo Psicológico en la Universidad Federal de los Marlins de la Florida en el estado de Arkansas (centro), en un Simposio Internacional sobre la Cirugía de Cambio de Sexo celebrado este fin de semana en el Hotel Hilton de Pando, al noreste de Montevideo: “No sé”.

* * *

El afamado actor de documentales Winston Light, célebre por su papel como el antropólogo David Livingstone consultado en numerosos filmes de este género, afirma: “Es inverosímil suponer que una civilización que había alcanzado el grado de evolución suficiente para colocar cuatro ruedas en toda clase vehículos, incluso los Hot Wheels, no haya tenido el ingenio necesario para adicionar cuatro ruedas también a las maletas desde la propia génesis de la ‘maleta’ como concepto”.

Testimonios de esta clase abundan. Por ejemplo, también un asesino serial consultado por esta bloguera, bajo condición de anonimato o muerte, concuerda al señalar que si bien la Humanidad inventó la rueda hacia el año 7.000 Antes de Ahora, demoró unos 7.000 años en ocurrírsele semejante simpleza como ponerle dos ruedas a las maletas –y 30 años más en ponerle otras dos–. “Esas cosas me ponen frenético”, especificó el delincuente.

En efecto, la falta luce intencional de tan injustificable, aún a pesar del supuesto de que la estupidez humana se extienda a más del 83,35% de la población mundial, que es la cifra que maneja actualmente el organismo de la ONU para el Monitoreo y Control de la Estupidez Global (UNPPP, por su sigla en turkmeno). Más injustificable aún cuanto que las invenciones del chip, la imprenta, la televisión, el teléfono y los autitos a control remoto, en ese orden, dieron cuenta de notorios avances científicos, uno de los cuales incluye el concepto cuatri-ruédico del que carecían las maletas hasta 2008. Hemos de notar en este punto que en 2008, el mismo año de la aparición de las maletas de cuatro ruedas, quebró el banco de inversiones estadounidense Lehman Brothers, lo que dio el pistoletazo de largada a la crisis global y causó la estrepitosa caída en las ventas de maletas. La cotización en Wall Street de Suitscases&More bajó de 85 dólares por título a sólo 0,33 en una semana, mientras el resto del mercado mundial, y sobre todo el turístico, siguió el paso a estos persistentes rojos contables.

No es de extrañar, por tanto, que la industria maletera se abocara desde su derrumbe en la bolsa neoyorquina a crear una novedad que le permitiera recuperar su cuota de mercado. Fue entonces cuando surgió del Centro de Investigación Industrial para el Confort Turístico la maleta con cuatro ruedas, que marcó un hito en el desarrollo tecnológico, mejoró la calidad de vida de los turistas y, sobre todo, instaló en las mentes tanto de idiotas como de inteligentes la siguiente interrogante: “¿Por qué carajo no se les ocurrió antes?”

Así, pues, los usuarios registran la experiencia vital de las cuatro ruedas como la liberación de un yugo cuya existencia antes desconocían. “Es una mejoría incuestionable, dado que las cuatro ruedas permiten emprender el movimiento con mayor ligereza y placidez, al quedar eliminado el esfuerzo de palanca necesario para arrastrar las antiguas maletas de dos ruedas”, afirmó Juana, una actriz pornográfica de 34 años. Del lado del academicismo, el filólogo francés Jacques Perret, creador de la palabra “ordenador”, afirmó: “Guao, es genial”.

* * *

El antecedente de las invenciones tecnológicas previas a la invención de la maleta de cuatro ruedas ridiculiza a los diseñadores industriales, quienes alegan que al crear en 1979 la maleta de dos ruedas sencillamente no pensaron en ponerle otras dos. “No se nos ocurrió”, afirma el Sindicato de Diseñadores de Maletas en su página web. “Pedimos perdón por los daños causados al público, pero en aquel entonces pensábamos que dos ruedas serían más que suficientes”. Esta burda justificación, que el presidente estadounidense Barack Obama tachó de “penosa” en su último discurso sobre el Estado de la Unión, alimenta nuestra suposición de que tal falta se trató de una estrategia de marketing a largo plazo planificada para sobrellevar una siguiente crisis financiera global, que finalmente ocurrió 30 años después. Así lo sugiere veladamente la cantante pop Britney Spears, cuando dijo: “Ooops, I did it again”, en referencia al proceso de olvido intencional pero convincente de elementos cualitativamente superiores que mejorarían el producto con el cual se negocia a fin de sorprender a los consumidores en un futuro posible.

Si esto se confirmara, la industria maletera habría incurrido en incordio agravado con sinusitis lumbar, dado que privó a generaciones de turistas del beneficio de las cuatro ruedas para asegurarse un nicho de mercado cuando decayeran las ventas de las Maletas Bi-Ruedadas (o JFK, según su sigla bipolar). Este “descuido” de 1979 se tipifica hoy como delito civil en los casos en que un Turista A que posee una maleta de dos ruedas (JFK) en buen estado, siente la necesidad de comprarse una maleta de cuatro ruedas para facilitar su traslado de un punto B a un punto C; donde A, B y C son intercambiables, mientras A y JFK son, ambos, bípedos.

* * *

Inventos tan simples y a la vez postergados nos hacen cuestionarnos el mundo que creemos firme y definitivo a nuestro alrededor. Tal vez la forma como tomamos agua no es la idónea, por ejemplo, o el tenedor no es la herramienta mejor lograda para comer ni el inodoro la máquina más eficaz para ir al baño. ¿Cómo podemos anticiparlo? ¿En qué manos estamos?

21 comentarios:

Elina dijo...

Al fin alguien se decide a hablar!
Estoy segura que atrás de esto está el gobierno norteamericano...

Odiseo en Puebla dijo...

Wow. Me encantó tu texto, tanto que me alegró el fin de semana.

Anónimo dijo...

Esto es todo un paper, y lo he liedo como tal. Agradable regalo el que nos dejas después de tanto silencio.

el charo dijo...

¿y sí son mejores?

Jaime Otero dijo...

¿Crees que prosperaría una demanda retrospectiva a la industria aéreomaletera? No recuerdo que llevaran el aviso : "Cargar esta maleta puede lisiar".

Jaime Otero dijo...

¿Crees que prosperaría una demanda retrospectiva a la industria aéreomaletera? No recuerdo que llevaran el aviso : "Cargar esta maleta puede lisiar".

Jaime Otero dijo...

¿Crees que prosperaría una demanda contra la industria aeromaletera? No recuerdo que llevara ninguna el letero: "Cargar esta maleta puede lisiar"

Jaime Otero dijo...

¡Por Tutatis! Perdonad tanto mensaje repetido: es que no me hago con eso de elegir una identidad. Me pasa como las maletas preruedicionarias, me atranco con ellas.

mundoantonio dijo...

Hola Leila. Noto un cambio en tu estilo. Se trata de una reestructuración o es una percepción equivocada de mi parte. Saludos

Leila Macor dijo...

Charo: ¿Te queda alguna duda? Y Jaime: yo creo que si los que vivimos la era preruedicionaria nos juntamos, algo podríamos hacer... Pero seguramente nada vinculado a ganar una demanda.
Mundoantonio: El estilo es el Hombre. O, en este caso, la Mujer.
Saludos!

sagos dijo...

Eso explica porque acabo de comprar unas JKF a un precio tan bajo. D'oh!
Buenisimo, me hizo reir mucho, a veces parece sobrecargado, pero tiene un estilo que se rescata a si mismo.

El tipo de ayer dijo...

Al leerte siento a Borges detrás, como influecia... Perdona, es mi impresión.

alf dijo...

¡Ah jijo!
Ahora entiendo muchas cosas...

Leila Macor dijo...

"Tipo de ayer": te recomiendo que comiences a preocuparte en serio cuando sientas que Borges te tira de los pies mientras estás dormido.

Liseita dijo...

Me encanta!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

estuve buscando desesperadamente un manual de gramatica castellana para entender eso de los adjetivos calificativos...y me encuentro con una seria reflexión acerca de las maletas de cuatro ruedas que sin duda alguna, pudo apresurarme el intempestivo desapego por Nebrija y todo su séquito. Gracias a la autora.

Enrique M. de la Casa dijo...

No es por molestar pero yo luzco proteícos antebrazos nacidos al calor de la maleta sin ruedas. Vestigio cuasi medieval que todavía mora en casa. Y no lo cambio por subjetivos inventos nacidos para hacernos gastar lo que no tenemos y, de paso, trabajar por la flacidez de mis antebrazos de machote.

Pos yo dijo...

Nah! A leguas se nota que ha sido tomado completamente de Wikipedia.

Prefiero a la autora original.

Ahora que si no es tomado de wikipedia, pues habría que subirlo!

Marco dijo...

Si los kilos son "Celsius"...¿las libras serán "Farenheit?

Ana dijo...

EL tema valija, todo un tema que siempre me estresa!!! AHora estaba buscando en internet hoteles en bariloche, y esto no es lo que me preocupa de mis proximas vacaciones, lo que me preocupa es mi valija!!!

gustavomendoza dijo...

Al igual que no hay estudios serios sobre la causas de reumatismo en los burros de Paraguana, causa estupor la poca información que existe sobre la incorporación de las ruedas a las maletas. Tampoco se sabe nada de los baúles con ruedas. Es por eso que tu estudio es de un gran valor científico y ético trascendental para la comprensión del mismo ser humano y su eterno rodar o retorno tal como lo afirmo la catedrática Esembuste Saussure Habermas de la universidad de La Sobrona en los Países Bajos . Cuanta Xapiensa Leila. Siempre que leo tus post me dejas pensando y tengo que comentar.
Este post ya lo había leído antes. Me encanto. Me reí a montones.