´

15/4/10

Blog o descontrol

Llevo tanto tiempo sin actualizar este blog –y sin escribir ninguna otra cosa, excepto tweets, status, emails y SMS–, que ya es ridículo pretender hacerlo sin explicar antes por qué estuve tan alejada. Por qué la desaparición, la nada, el abandono y la ignominia a los lectores y a mí misma. La gente –no diré multitudes, pero alguna gente– me escribía mails, tweets, posts en mi Facebook, preguntándome si estaba bien, estimulándome a seguir escribiendo. Algunos incluso lo hicieron agresivamente, como coaccionándome a escribir de una puta vez o “no respondían”, si bien nunca aclararon el contenido intimidatorio de sus amenazas. Hasta mi jefe me preguntó qué pasaba con el blog (lo que ahora me obliga a poner: he estado tan inmersa en mi trabajo que no he podido dedicarle tiempo).


Al menos ya tengo la certeza de que si un día me muero aquí sola en mi apartamento, la gente se va a dar cuenta. En la vida real, analógica, mis padres se percatarían de mi ausencia en un día, mis colegas del trabajo en dos, mis amigos en tres o cuatro, mis plantas en una semana y mis hermanos en meses. Y ahora sé que en la blogosfera, digamos que el ratio de reconocimiento de mi desaparición es de dos meses, cosa que me gustó descubrir. Qué quiere decir eso, no sé. Para qué sirve el alivio de no morir solo, menos. Y preocuparse por no morir solo en la blogosfera es lo más necio que pueda haber, además. Si voy a estar muerta, despatarrada en el baño de mi casa porque me resbalé con el jabón y me pegué la crisma con la llave de la ducha, no creo que me preocupe demasiado el tiempo que demoren en encontrarme y menos en escribirme un tweet.

De cualquier modo, la cosa fue así: me deprimí. No clínicamente, porque eso me aburre. Mis depresiones son teledirigidas, hago duelos, esas cosas. Estuve tan triste que lo veía todo brumoso. No podía escribir así. Intenté muchas veces, pero cada párrafo era una sucesión de desastres separados por puntos, créanme. La tristeza no ayuda a crear, es el recuerdo de la tristeza lo que eventualmente puede hacerlo. Luego me enojé y nada mejoró. La rabia me quitó paz. Misma cosa: la furia podrá generar pasión todo lo que quieran, pero para escribir se necesita ecuanimidad, no exaltación. Hasta que al fin me sentí mejor y, a la inversa de lo que hubiera supuesto, fue aún peor. De golpe me desquité de un año (2009) que por mí se lo puede llevar el demonio, me puse mundanamente egoísta, más hedonista que un rockero consagrado, capaz de perder horas y horas de tiempo útil en la acéfala simpleza que es sentir placer. Y así estoy ahora: soy un chancho que se refocila en su pantano, regodeándose en la textura y el calor y gozando lo que viene, como viene. Así que, escribir, ¿para qué?

Tenía que venir mi ex esposo, un tipo cerebral y comedido, mesurado, paternal, que amé durante siglos y que siempre me ayudó a despertarme de estos cataclismos sensoriales, a plantearme el asunto como un problema ridículamente serio, como se habla con un adolescente que se niega a ir al liceo. Digo “ridículamente” porque al adolescente todo lo serio le parece ridículo. Pero la Ley de la Vida No. 345, inciso B, dicta: “En algún momento hay que parar”. O como me lo dijo él: “O escribes… o yo no sé”, explicándome con detalle todos los contenidos intimidatorios de su amenaza, como para permitirme sopesar la peligrosidad de sus consecuencias. Aquí tienes, pues. El primer post de la próxima serie de posts descontrolados, autobiográficos y lo que sea que venga, como venga. ¿Vale?


.

39 comentarios:

La Tilde Perdida dijo...

¡Feliz regreso! Has sufrido la parte positiva y negativa de la fama (por una parte la gente se ha preocupado por ti y por otra te han agobiado). Noté tu ausencia, pero como la entiendo nunca hubiera pensado en presionar a nadie para que escribiese. Era cuestión de tiempo y de abrir los ojos. Todos tenemos etapas así. Y encima tu vida gira en torno a la escritura, supongo, y crisis de esas son habituales. Te seguiré mientras sigas. Un saludo.

sinkuenta dijo...

Me alegra verte aparecer de nuevo, emergida de tus tristezas telescópicas... jaja. Un abrazo

[H] dijo...

que vaina tan buena ! esto si es un Sr. Blog ! if you know what I mean ... en mi caso particular deje de leer y consecuentemente de escribir ... :)

Anónimo dijo...

Hola!
Leo tu blog siempre y note tu ausencia. No se me ocurrio amenazarte para que volvieras, simplemente tenia miedo que lo hubieses abandonado. Es uno de los blogs que sigo y me divierten mas. Espero que sigas y feliz regreso!

PEDRO VICENTE GOMEZ CONTRERAS dijo...

"Anda vete lejos o muerete a ver si te queren", pero como dices para que?????? Feliz regreso amiga.....

PEDRO VICENTE GOMEZ CONTRERAS dijo...

Ahora por otro lado debo reconocer que para convertirse en "escribidor" hay que ser arrecho vencer los propios miedos o fantasmas y tambien los de los demas.........que cosas no???

Anónimo dijo...

Genia!! F.

Anónimo dijo...

Me identifico con todas tus etapas.
Me prestás a tu ex- esposo un ratito?

Morgana dijo...

¡Ey!, qué gusto leerla de nuevo. Nunca se me ocurrió reclamarle su silencio, madam Catrina, aquí estaba, esperando humildemente su reaparición. Si hubiera sabido de qué iba… voy por usted de una oreja. Ande, no sea caprichudita, compártanos su malestar y sígale. Un abrazo.

ross dijo...

yeiii que dicha q regresó...descubrí el blog el año pasado y me encanta...miles de veces tomo palabras prestadas me encanta como escribís...y es cierto a veces cuesta arrancar de nuevo y que las letras se escapen facilmente...saludos desde Costa Rica

Merlin dijo...

Je...te volviste bien uruguayita.....en cualquier momento salís a bailar la "Noche de la Nostalgia"
Por suerte volvés (en eso también estás uruguayita).
Será un placer leerte.

Anónimo dijo...

Me alegro de tu recuperación. Welcome back. Jaime.

LuKiA dijo...

:)

MAGE dijo...

Bueno, RE bienvenida, Leila!!
Lejos estoy de escribir tanto y tan bien como vos, pero escribo. Y también me deprimo y no escribo. Y también me presionan. Y también tengo sacudones de alguien que me mueve fibras que parecen que conectan con mi parte creativa. Y a veces, escribo boludeces. Pero trato de escribir.
En definitiva, me alegra mucho que estés de vuelta.

Cecilieaux dijo...

¡Huija!

Citizen of the world dijo...

Alguien me dijo una vez que le buen escritor estaba siempre deprimido. Había por ahí una conferencia en TED en la que una escritora aseguraba que no tenía que ser así y abogaba porque todos los escritores que así lo creían salieran de ese pozo sin fin.
Me agrada leer que hay quienes tristes no pueden escribir. No sé porqué, pero me alegra :) Creo que, en general, son buenas noticias. Y parece que a muchos nos alegra que vuelvas por eso, porque nos alegras (como siempre, el egoísmo).
Y pues, bienvenido los demás posts que se vengan y si no vienen, que no sea por tristeza ;)

Lobo López dijo...

Yo también te echaba de menos. "Para escribir se necesita ecuanimidad, no exaltación"... Me gusta como cuentas las cosas y lo cuentas. Me alegra leerte de nuevo.
Contento.
Besos

sagos dijo...

Hizo mucha falta por acá, Bienvenida!
Por mi puede parar cuanto necesite Leila! (Siempre que vuelva)
En este tiempo aproveché y leí el blog todo de nuevo.

yosoylamorocha dijo...

HOla Leila, me gustò tanto tu blog que yo tambièn me hice uno el año pasado. Cada tanto se me pasa un mes sin escribir y me retan. Al fin una vez que me gusta que me reten, ¡es que quieren que estè presente! Si eso no es un aliciente, buenos son los ex maridos como el tuyo. Bienvenida y pum para arriba.

Leila Macor dijo...

U: todo el mundo quiere tenerte de ex marido, nadie como marido, ¿cómo te cae eso? jajaja

Franco (fvidiella.com) dijo...

welcome back!
es raro el proceso creativo. Muuuy raro.

Como en mi caso, que en el papel de comentarista siempre tengo algo para decir, y como blogger no.

Para mi que la Creatividad son los padres

Franco (fvidiella.com) dijo...

al margen de la escritura o no escritura: Me alegro que ya no estés deprimida!!

arriba los corazones

el charo dijo...

Leila, gracias. Se te extrañaba, es verdad; y yo también pienso eso del tiempo que pasará entre morir de improviso y que la gente se entere. Un personaje de Javier Marías decía que las muertes de un individuo suelen ser muchas, una por cada vez que alguien que lo suponía con vida se da cuenta del engaño.

Anónimo dijo...

Es lo que decías en otro post sobre la sacralización de la escritura. Just do it! Mis mejores deseos... esperaré mas posts.

Maria Angela dijo...

Regresaste!!!!! aunque sea en autobiográficos, es genial que estés de vuelta

afo dijo...

Muy precisa a la hora de calcular los posibles descubrimientos de tu cadaver. Ahora te voy a empezar a llamar TODOS los días, no sea cosa.
Lindísimo el post

KOKEPATO dijo...

Discreperro con tu apresudumbración, la trizteza si sirve para crear...creo.

Odoardo Graterol dijo...

Delicioso regreso, amiga en la distancia Leila. Comparto la opinión de que para escribir hay que estar en equilibrio, no tranquilo,simplemente en equilibrio, pues en la depresión o tristeza no hay energía alguna. Desde hace tiempo acudo a tu blog para alegrarme, pues en lo autobiográfico y reflexivo desborda el humor agradable y chispeante que alegra mi vida, y probablemente la de los que te siguen como yo. Me alegra tu despertar de la modorra. El detalle de tu ex me recuerda a mi ex, pues nuestra relación es semejante, tiene la calidez de la amistad y del amor que está presente en la comprensión y el compartir. Muy cálida la referencia, muy agradable el regreso, como siempre con humor, con gracia. Creo que decir "te queremos", sobra, aunque allí está por si te ayuda en algo: Te queremos. Amigo en la distancia: odoardoulises.

alf dijo...

Por supuesto me sumo al coro de las bienvenidas, pero como siempre, sus palabras abonan la reflexión. No se bien, hay una aparente contradicción entre el amor por las personas y el respeto por sus decisiones... el amor es muy egoista: uno desea que las personas se mantengan, que los muertos no se vayan, que los escritores sigan escribiendo... Ya nos había castigado con aquellas vacaciones, pero nunca con tanta ausencia; igual algún día dejare(mos) de leerla(nos), pero mientras tanto, es una delicia hacerlo.

Anónimo dijo...

Este blog me gusta mucho, y por ende, la que lo es escribe. Que bueno que volves a compartir con nosotros, los lectores, un poco de tu mundo interior, en las buenas y en las malas.

La pelúa dijo...

:)
dios existe

andrea dijo...

Me gusta como escribes y hay muchas cosas tuyas que yo tambien comparto... Aunque soy de las que escribe cuando esta triste y deprimida por aquello de sacar demonios y desahogarme. Soy fan de blog y es una delicia visitarlo cada mes para ver que hay de nuevo en tu mundo de ideas como Gaudi.

Pablo dijo...

Leila voy a comprarme tu libro y me gustaria que me lo autografiaras.
Me podrías enviar a mi mail alguna dirección algo así?.
(Si es posible)
Saludos desde Paysandú

Pablo
www.loencontreenlaweb.blogspot.com

Odiseo en Puebla dijo...

Y yo que pensaba que era el único que pasaba por lo mismo, querida Leila. He estado en ese estado caótico mental durante más de un año, y me ha costado muchísimo poder escribir al menos en mi blog: en mi diario (sí, soy tan cursi que llevo diario) no he hecho apuntes desde hace un buen rato. Así que a escribir mucho, a desahogarnos mucho y a reírnos mucho con el tiempo. O al menos, eso me han dicho que hay que hacer para superar los malos estados emocionales. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias por volver. Descubrí este blog de pura casualidad y desde que lo leí por primera vez me encantó.
Un abrazo a la distancia

Zhandra dijo...

Estimada Leila:
Es una alegría leerla de nuevo. Adoro sus post y sigo el blog regularmente. He sabido que a muchos buenos escritores les abandona la musa por un tiempo, pero sólo un rato no más, como dicen los chilenos. Esperemos que vuelva con las pilas bien puestas, como decimos los venezolanos. Un abrazo desde Caracas.

manolin dijo...

¡Bravo! bienvenida seas de regreso y , como decimos en México,: ¡ no se me achicopale!

Leila Macor dijo...

Caramba, gracias a todos por el aguante (y lo digo en uruguayo). Llama la atención que se quedaran con la línea depresiva y no con la hedonista. Just saying. Saludos!

Pos yo dijo...

Pos sí

Muerta en el baño poco importa el tiempo que se tarde en notarlo o la magnitud de la tragedia. Pero oiga, revivir es otra cosa! No es lo mismo volver de ultratumba para ser un zombie desconocido, que regresar para ser saludado con extremado gusto.

Así que mirémoslo asi. Cuando la autora despertó, los lectores seguían estando ahí.

Bienvenida.