´

10/11/09

Personalidad digital múltiple

Vencida por la fragmentación, busqué “fragmentación” en Google, como buena fragmentada que soy. La primera entrada que encontré fue: “Benedicto XVI considera que Internet fragmenta la cultura”. Esto sí es grave, me dije. Yo pensando lo mismo que este Papa bochornoso. En otro artículo menos embarazoso de citar, publicado en el Times Online, Ben Macintyre dice –más o menos– que mientras la lectura de un libro es un nutritivo banquete, Internet viene a ser una surtida mesa de snacks, de donde uno picotea azarosa y escasamente en una nueva forma de “cultura anoréxica”.


Cada vez más escritores, cuando hablan de las rutinas que siguen para escribir, señalan como culpable de su dispersión a Internet. Macintyre dice que según estudios de Microsoft, alguien que se distrae por un mail recibido demora 24 minutos en volver al mismo nivel de concentración anterior. Buscar un dato en la Web suele ser un viaje sólo de ida. Un artículo te lleva a un video, que te lleva a otro artículo, que te lleva a otro video y en el ínterin uno aprovecha para revisar diez cuentas de email, Twitter, Facebook y qué sé yo, en un proceso de continua ventanización donde lo único inmutable es una mano en un mouse. No soy la única que ya no lee ningún artículo completo ni ve un video hasta el final: en esa forma inconclusa de consumir está la base del cambio cultural generado por la Web 2.0.

Nuestras mentes se están adaptando lentamente a esa alimentación desorientada y famélica a base de “canapés electrónicos” que saltan de ventana en ventana, a la idea de que la información viene en pequeñas porciones de intensidad pop, como una sucesión de inputs que aguijonean la percepción sin dejar rastros duraderos. Y pensar que hay niños diagnosticados de déficit atencional porque no pueden quedarse 45 minutos quietos en un salón de clase. Ja. A muchos adultos nos recetarían Ritalín si vieran nuestro comportamiento online.

Lo más delirante es la manera como se reproduce ese modus vivendi en la personalidad digital múltiple que uno ha desarrollado en la web. Usamos Pedazos de Yo sueltos con diferentes nicknames y passwords para adaptarnos a cada plataforma. De hecho hay sitios, como FriendFeed, que ofrecen reunir en una sola red social todos los “Yos desagregados” que tenemos boyando por ahí; lo cual, a mi juicio, sólo agregaría otro Yo a la miríada de Yos: un nuevo Yo Supuestamente Agregado. Complicado, ya sé. Perdón. Es que estoy en el Yo del Blog. Si Yo fuera el Yo de Twitter seguramente lo habría podido explicar en 140 caracteres.

Empecé a sentir que esto no podía ser normal cuando me vi a mí misma deprimida por chat, eufórica en Facebook, organizando una alegre salida por mensaje de texto, posteando una reflexión aséptica en Twitter y hablando de cocina por teléfono, todo al mismo tiempo. Me reí al darme cuenta de que estaba lloriqueándole un drama a un amigo en Messenger mientras le respondía entusiasmada a alguien por SMS: “Jajaja! Buenazo, vamos!”. Si en la vida real uno manifestara tantos estados de ánimo distintos simultáneamente lo enviarían directo al manicomio.

El cambio cultural avanza y fragmenta todo a su paso, arrasando con el mundo que dábamos por seguro, como “La Nada” de La historia sin fin. Y no es sólo un avance que parte desde uno mismo y se propaga hacia afuera, sino también al revés. Porque la fragmentación es además una implosión: yo soy consumida de la misma manera como yo consumo: en distintas ventanas, en forma de canapés. Pedacitos de Leila desagregados, servidos como snacks, en una versión anoréxica de Amistad 2.0. Y así nos vinculamos: sin leer el artículo completo ni ver el video hasta el final.


.

45 comentarios:

chicharoverde dijo...

Buenisimo. Tienes toda la razón. Además el problema se multiplica si tienes una personalidad en un idioma y otra en otro. O también que tu forma de escribir cambia, según a quien le estas escribiendo.

Si le escribes a tu sobrino adolescente tienes que decir algo asi como "k ps tmb yo tqm" y si le escribes a tu amiga redactora vas con cuidado de no omitir los acentos, que tan normalmente se pasan por alto sin ninguna preocupación al escribir rápidamente.

Ahora mismo estaba pensando que el signo de admiración que abre una oración (¡) es dificilísimo de usar, porque vas escribiendo sin pensar y luego se te ocurre enfatizar cualquier cosa y vas y pones muchos (!) al final, pero nunca al principio, nimodo que te regreses, ¿no? jaja también le pasa al de interrogación...

Creo que me estoy saliendo del tema, ahi lo dejo.

Anónimo dijo...

Este artículo sí es para leerlo hasta el final y quizás tomarse el tiempo de volverlo a leer. ¡Bravo Leila! te das cuenta que has puesto el dedo sobre la llaga de una vuelta que está dando nuestro mundo hacia lo impreciso, lo superficial, hacia el querer abarcar mucho sin tener el tiempo de profundizar, hacia el picotear indiscriminadamente en un corral donde algún mago juguetón ha mandado descargar toneladas de basura mezcladas con algunas perlas de valor: la gallinita enloquecida se lo traga todo indiscriminadamente sin tener el tiempo de digerirlo....
Y ahora que nos has dicho cual es el problema ¿porqué no nos dices cual es la solución? ( y viste que con esfuerzo en el teclado se encuentran todavía los ¿¿¡¡)Beso, Gabriella

A-nah! dijo...

Leila, totalmente de acuer...

Ana dijo...

Nadie lo hubiera explicado con mejores palabras. Mira que es algo que vengo sintiendo hace mucho tiempo pero no lo hubiera sabido explicar. Siempre digo que Internet es la Mar Grande porque aquí se encuentra todo, busques lo que busques pero ¿qué sucede?, lo que tú dices, en mi caso, busco una receta, llego a un blog y me gusta la foto de una receta en un idioma que no entiendo, esa receta jamás la haré, me quedo con la foto, quizás no vuelva nunca a este blog si no lo guardo en favoritos pero si lo guardo ya tengo demasiados. Se necesita una capacidad muy grande de selección, de saber lo que uno quiere y para qué y quien lo quiere. Tengo sesiones en las que me pongo a navegar y verdaderamente de comenzar con una receta acabo comprando un peluche por paypal, no miento. Se necesita mucho control. Hay que ser muy coherente y procurar que Internet está a nuestro servicio y no nosotros al servicio de cualquiera de escribe y consigue distraernos captando nuestra atención. Es difícil, yo tengo noches en las que ni me acostaría, es como viajar por un mundo que jamás en la realidad conoceré: costumbres, comidas, gente. Por otra parte considero que tengo bastante psicología con la gente que conozco a través de Internet.
Un placer leerte.
Ana

LuKiA dijo...

¡Oh! Oportuno tu texto Leila.

Precisamente, justo en estos momentos de mi vida, me encuentro trabajando con chicos de 16 a 19 años de edad, "preparatorianos" les decimos. Darles una conferencia de 20 minutos es lo más difícil del mundo, no puedo retener su concentración y pedir que entienda no se puede. Lo mismo me pasa con mis alumnos universitarios, recuerdan frases, pedazos, y luego los unen como dios les da a entender, haciendo una interpretación a medias, sin inicio, sin conclusión; les cuesta muchísimo realizar un ensayo, redactar una nota, conectar una idea con otra, así de grave. Los "preparatorianos" me sorprenden, me he encontrado con algunos que escriben latín, que tocan tres instrumentos musicales, que tienen medallas por X cosa, pero carecen de todo sentido de bien común, nada de conciencia social y en sus preguntas -hago una encuesta- lo único que ponen es: hi5, facebook, messenger, twitter...

Jaime Senra dijo...

Leila, sabes que soy admirador tuyo, confeso e incurable. Pero en este post saltas de plataforma, chica, se nos abre aqui una nueva ventana y creo, muy sinceramente, que lo debes convertir en un peque;o ensayo. Las ideas que expones son bien encontradas, originales.

La Tilde Perdida dijo...

Lo leí hasta el final y me parece muy certero. Ahora te habla la Tilde Perdida, pero en otra plataforma soy A.O., y en messenger yo misma... demasiados yo disgregados y juntos. Una locura.

Franco (fvidiella.com) dijo...

Leila, otra vez me inspiraste... mi comentario a tu nota se convirtó en post:
http://www.fvidiella.com/2009/11/10/web-20-yo-te-banco/

alf dijo...

Bueno Leila... Seguro que este envío se le ocurrió al preguntarse ¿cuántos de mis lectores terminan los documentos? El tratamiento -coincido con JS-, da hasta para un programa de TV sobre personalidades múltiples por la fascinante exposición, pero me atrevo a recordar que la red es sólo una herramienta. El "meollo del asunto" no estará en esa implosión, en ¿hacia dónde estamos dirigiendo nuestros pasos?

Leila Macor dijo...

Jaime, gracias. Yo también te leo apetitosamente, siempre, y siempre me siento mejor después (no sé por qué). Pero ¿"pequeño ensayo" cómo? ¿Dices para otro formato? Me da flojera.
Franco, leí tu post, vaya que era un comentario largo para ponerlo aquí! Estoy más o menos de acuerdo. Sí leíamos fragmentadamente algunas cosas, pero era otra forma de consumo. Igual yo no estoy denostando de la web 2.0. Al contrario, es mi mejor amiga. Lo que hago quiere ser una observación, no un juicio.
LuKia, no quisiera ser profesora en este contexto.
Ana, gracias. Y A-nah... me olvidé.

Franco (fvidiella.com) dijo...

Sip, yo también estoy más o menos de acuerdo conmigo (depende de cuál de mis personalidades lo lea), simplemente que me paré en el extremo opuesto a ver qué salía.

Aclarado lo de juicio/observación :-P

Laura dijo...

Excelente Leila, somos muchos los esquizos que describìs, y ademàs aparece la angustia de..no revise FB, no me hice una cuenta de Twitter, no entre hoy en MSN y la cuenta de gmail!!!!! como si hubièramos dejado la leche en el fuego! (q antigua!!) Pensè que era yo sola. En tu blog uno hace terapia je

la vale dijo...

Qué loco. Estoy tratando de estudiar y, pa variar, postergándolo (ojo, es algo que tenía su semilla en mí desde mucho antes de tener internés). La forma más facil de postergar es abrir una ventanita de navegador. En mi caso es Chrome, y me muestra una pequeña imagen de las páginas que més visito -en otras palabras, con las que más me distraigo- como diciéndome "sírvase". Esta vez te tocó a vos, Leila, que me habías dejado tirada el viernes (gracias por otra joyita). A eso le siguió compartirlo en feisbu, revisar los mensajes, ver quién estaba conectado y abrir el gmail pa ver si uno de esos estaba en el chat, mientras reviso las nuevas ilustraciones y fotos de mis ciber artistas favoritos en deviant art, y así, ad eternum. A las 6.45 voy a salir nuevamente de casa, probablemente habiendo estudiado nada. En fin....

De todas formas me consuela saber que miro los videos hasta el final y lee los artículos enteros (si me interesan, claro). Incluso los de Wikipedia, que me llevan de uno al otro en una cadena enorme y ramificada que me encanta.

Salú!

P.D. cuando iba a cliquear "publicar comentario" vi el "elegir identidad" que pone Blogger bajo esta ventana de texto. Fantástico.

Anónimo dijo...

Te conocí -tu blog, quiero decir- gracias a Internet. Y leo al completo tus artículos.
Que el yo es sólo una ficción, un 'haz de percepciones' al que necesitamos dar realidad (de 'res', sustancia) ya nos lo dejó dicho Hume, aquel filósofo inglés.

Anny dijo...

Me sumo a la legion de Frangmentados, que han desarrollado mutaciones de Multitareas simultaneas combinadas con multiples personalidades, de diferentes idiomas, conceptos, status, perfiles, actualizaciones con versiones light y algunas un tanto pesaditas. Pero, ni modo, aceptacion de mi realidad virtual fragmentada, es lo que me queda.
Saludos a todos, siempre es un placer leer a Leila. Para esto, no me afecta el status!

Eduardo Velásquez dijo...

Hola lelila como estas? muy interesante y completo tu blog. te invito al mio.

http://waldosk8.blogspot.com;
soy un joven de 18 años, escritor.

Saludos.

Eduardo Velásquez
Venezuela

sagos dijo...

No solo ves el mundo de una forma muy original sino que aún mejor eres capaz de describirlo...

* * *

Les aporto algo que leí hace unos días:

http://tech.slashdot.org/story/09/08/25/1245221/Habitual-Multitaskers-Do-It-Badly

Anónimo dijo...

Hola Leila,

No leí todo el artículo. Mejor pongo el comentario antes y lo termino de leer después. Así es como escribo informes en mi trabajo, a medias.

La mejor solución para la desagregación de tu yo (aparte del litio, claro está), es no tener cuentas por millones. Yo no feisbuqueo, no twitteo, ni buzzeo, ni chateo ni choteo.

Rodrigo Amsterdam

Jorge Ojeda dijo...

Excelente como siempre, Leila. Tenía tiempo sin pasar a leerte y ahora mismo pienso leer todos tus post de la mejor manera, de atrás pa'lante y picoteando por elmedio, mientras mando un sms, atiendo el Whiteberry mientras me sigo quedando ciego.

Beso.

choco Nocturno dijo...

A mi, lo que se me hace muy chistoso, es que estemos utilizando la gran red para hablar de la fragmentación cultural que Internet genera.

Las cuestiones sensibles se antojan paradójicas... Pero yo digo, ¡al diablo con la cultura establecida si no me da la oportunidad de leer a Leila Macor! ¿Cómo leerla sin internet? ¿Leila, por qué contribuyes a la fragmentación cultural? :p

Boris Chicarpo dijo...

Estoy tan de acuerdo, que me preocupa. Hay esperanzas. He leído el post hasta el final.
Muchas gracias por el relato. Y su verdad.

Anónimo dijo...

Leila, brillante. Y sí leí hasta el final.
Un cariño desde Buenos Aires.
Raúl Queimaliños

La payasa... dijo...

Hola, primera vez que paso por estos lares.

Realmente no puedo refutar nada y sentirme muy de acuerdo.

Cuando por primera vez me encontré sintiendo tristeza por lo que me escribían en el MSN. ME ASUSTE DE VERDAD, siempre postule que no hay nada mejor que el mate con amigos o las charlas de bar para discutir sobre "esos y todos los temas" y ahí me encontraba, conmocionadamente triste por lo que leía.

Por otra parte, cuando escribo o incluso hago un post noto que es kilométrico y procedo hacer un recorte, creo que tengo incorporado lo que aprendí de la 10ma. línea y también me quedo con mucho por transmitir.

Concuerdo con Boris, hay dos esperanzas, terminé de leer un post y le sumo que ayer miré un video hasta el final.

Saludos y me encanto tu blog!!!!!!

Alexis Gc dijo...

Muy bueno, saludos.

Elena Bernadet dijo...

Hola Leila, es Elena B. alguna vez nos chateamos, venimos del mismo medio desaparecido, te das cuenta? Te felicito porque te encuentro por estas paginas muy "leidas".
Va todo bien, no? yo no, estoy en las mismas, contestame, abrazos Elena
ebernadet@yahoo.com

Elena Jiménez dijo...

Qué tal??toi sorprendida y como dice el Bosé en "Este mundo va...porque este mundo que va a la velocidá del rayo..." y/o "como la luz del pensamiento..."

Carlines dijo...

Con intervalos de lectura tradicional, las idas y venidas a la adicción a la multiantención y a la multilectura son aún mas sabrosas. !Nada cómo abandonar un amor de vez en cuando para disfrutar de la entrega completa que le sobrevendrá más tarde! -sano habito por demás leer alguna novela o ensayo de principio a fín de vez en cuando

Morgana dijo...

Excelente, mujer. Aunque yo ya padecía del mal de la dispersión desde antes de internet, ahora es como si en vez de ir a pie por cada meandro,fuera en automóvil. Pasé muchos años resistiéndome, tratando de disciplinarme, pero aun en eso, me perdía de una y mil maneras, buscando métodos e intentando la mejor manera de concentrarme. Fue inútil. Ahora me abandono a donde las olas me lleven.

Berenice Bautista dijo...

Estaba leyendo esta entrada, que además me tardé en leer por estar en you tube, google, diarios y firmando una petición. Muy buena reflexión, quizá sea que ese super yo de la red tenga por necesidad ese estado fragmentado, el contenido no es anorexico, más bien bulímico.

www.literaturainutil.blogspot.com

juana dijo...

jajaja, divertida, inteligente, original,dice mi yo zalamero

Gracias por hacerme reir y mil gracias por no tirarnos "lamentos de género", dice mi yo aliviado

Cariños,
juani (o mechi)

mechi dijo...

Internet me enseñó que no soy distraída, tengo atención multifocal.
No tengo culpa de leer sólo lo que me interesa.

Internet es MI biblioteca. Leo más que nunca, artículos, relatos, críticas literarias, libros...

Laura dijo...

Buenisimo este blog!!!!

Te felicito

Cariños!

vic dijo...

a esto que comentas en tu excelente articulo, debemos sumarle el zapping en la TV ... hay veces q me doy cuenta q no estoy mirando nada, solo ejercito mi dedo.. es realmente q en la TV no hay nada para ver o yo ya traigo un estado de ansiedad tal de andar navegando (no era q el mar relaja?) que despues no soporto estar quieta en un mismo canal??

te saluda Infinita Buenos Ayres (bueno, yo tambien tengo un problema de multiples personalidades!!!, adopte el nombre de mi blog)

ex victoria

TBeltran dijo...

Es interesante tu reflexión, sin embargo creo que estás hablando de dos cosas que, si bien están relacionadas, en el fondo son distintas. Primeramente hablas de la forma en que la internet nos fracciona, haciéndonos mostrar pequeñas partes o formas de nuestra personalidad, donde unas son más distintas que otras. Sin embargo, las características innatas de las redes hacen que se interactúe en ellas de manera diferente. Por lo tanto no deberíamos esperar encontrar la misma persona si la contactamos por medios diferentes dentro de la internet. Por ejemplo, sería absurdo que en Twitter respondiera a tu artículo de la misma forma que lo hago aquí, ya que no tendría forma de aclarar mi punto.
El otro tema al que haces referencia es la gran cantidad de información que existe en la internet, que aunada a los enormes esfuerzos que hacen los patrocinadores de los sitios más populares por secuestrar tu atención, continuamente te desvías y terminas con investigaciones inconclusas o insatisfactorias.
Ahora si juntas lo peor de ambos casos es muy probable que tu nutrición informativa te llevé a un severo caso de anorexia distraída, la cual en ningún caso es culpable la internet por si misma, sino el mal uso o abuso de esta.

La pelúa dijo...

Y yo, para colmo de males, decidí comprarme un BlackBerry. Todo empezó cuando visité después de un año lo que acá en Argentina llamarían "mis pares", es decir, Caracas, la ciudad que odio y amo al mismo tiempo. Sí, fue el primer choque cultural luego de un año afuera. I (Itsvan): hey cómo andan, qué tal todo, G(gente): dame un segundo Its, I: O.K, y cómo les va todo, G: coño bien, bueno acá, ya sabes lo que es esto, el tráfico, la delincuencia, los motorizados, I: si me imagino, G: dame un segundo (y vuelven nuevamente al blackberry) y entonces yo pensaba: pero bueno, esta porquería de teléfono interfiere en nuestra conversación...
Y Sentí odio profundo hacia mis amigos y sus blackberry hasta que descubrí las bondades de tener internet y todas las redes sociales en un mismo aparato, y yo me confieso enfermo de todo ese rollo, es mi manera más asquerosa de expresión (y creo me considero un tipo bastante sociable, en persona, claro está, y en facebook también).
Hoy, no puedo parar de ver la luz del Blackberry que indica que llegó "algo" un correo, otro correo, un twit, un mensaje de facebook, etc. Tengo libros que se alimentan de polvo y de forma inversamente proporcional crecen mis bookmarks de páginas web que visito. Lo último que adquirí fue el hábito de llevarme el teléfono al baño. También aprendí a caminar y "twittear" al mismo tiempo sin pisar una cagada de perro en la calle.

Leticia Ortega dijo...

leila, me encantó tu artículo, que me llegó por una amiga... me puse a pensar que así como no leemos hasta el final ni vemos el video completo... ¿tampoco exploramos o disfrutamos así a nuestr@s amig@s, gente querida, familiares, como hacíamos antes?

terrible..!!!

me he negado a tener facebook, blackberry, twitter y todas esas cosas, me limito al email y a los blogs y de todos modos me pasa exactamente lo mismo que narras aquí.

quisiera colocar tu post en mi página: http://mujerespaganas.blogspot.com/

bendis,

leticia.-

Lucila dijo...

Hola estuve revisando tu blog y me parece muy interesante y entretenido, sobre todo que la información es detallada y precisa, espero que sigas posteando más temas para informarnos y comentar.
Saludos.

Guissella dijo...

Déjame felicitarte, que bueno que está tu blog los temas tienen la información exacta que me interesa, sigue posteando más sobre estos temas.
Felicitaciones.

Leticia Ortega dijo...

Leila,

le envié tu artículo a unos cuantos amigos y uno de ellos me pidió que te hiciera llegar su opinión:


Hola.

Lúcida, preocupada y preocupante reflexión, la de Leila Macor; un buen retrato, fresco, ágil, fidedigno. Y curiosamente, a la vez es algo integrador, es decir, combate la dispersión y fragmentación "en red" (¿por red?), con esas líneas ¡que no tienen nada de desagregadas! Probablemente (sin duda, más bien, "por ahí deben ir los tiros") la solución es tan inmediata y cotidiana, cuasi-instantánea, como los "tics" mismos del uso de la red: combatir la fragmentación, la dispersión, la entropía, ¡con organización!, con cierto cuidado atento, armando otra vez y sobre-la-marcha ese rompecabezas en que corremos el peligro de convertirnos y convertir a todo... (Se atienden comentarios... que sean "integrarios", ¡no fragmentarios!). Quizás hacerle llegar a Leila estas líneas continuas, revisadas y corregidas, le alivie en algo, sino la fragmentación, al menos la angustia!

Saludos de
Pablo Varela.

Amelia dijo...

¡¡Espectacular!!

¡¡Me encantó la última parte en la que decís que también consumimos a los seres humanos así, en versiones resumidas, sin "leer la versión completa por falta de tiempo"!!

Larisa Nardin dijo...

jua, buenísimo tu modo de describirlo. Hago "todo eso mismito". Y hace poco me enteré que todo eso conduce a algo que tiene nombre: desbordamiento cognitivo, sensación psicológica de incapacidad de procesamiento de toda la información que pone a nuestro alcance el sistema de navegación. Sentí gran alivio, porque la incertidumbre que me producía la fragmentación o escaneo lector de la web ¡tiene nombre!

rosaprat dijo...

Absolutamente cierto! jaja después de preocuparme un poco, me reconforté pensando que no estoy sola en esto de la fragmentación. Saludos :)

Cecilia Fernandez Cordano dijo...

Excelente tu artículo. Pone en palabras la sensación que muchos tenemos y no podemos explicar.

Blanca dijo...

Realmente cierto todo lo que dices, me agradó leer todo al hasta el final, eso queire decir que no estoy tan fragmentada (?)

Pits courier dijo...

Creo que ha todos nos pasa esto, igual ha sido muy interesante leerlo, una muy buena mirada al asunto.