´

28/10/09

Revisitar el recuerdo

Lo tomo con las dos manos, como una copa que se desborda. Que no se rompa, que no se altere, que no se agite, no se marchite ni se tiña de amarillo. Lo coloco con cuidado, lentamente, sobre un almohadón; lo rodeo de algodones para protegerlo y lo guardo en una cajita donde pueda verlo siempre. Intacto, a salvo del polvo, del tiempo, del olvido que lo desdibuja. Lo visito cada minuto para proyectarlo ante mis ojos y vivirlo de nuevo y asegurarme de que se conserve ahí, de que basta abrir la tapa para saborearlo y sonreír con esa caricia minúscula que es lo único que me dieron y que atesoro. Esa caricia mínima en un centímetro de piel. Un día me distraigo y lo desatiendo, miro afuera y parece que hay vida en este planeta, que puedo abandonarlo y dejarlo que me abandone. Hasta que lo revisito y todo se esfuma otra vez; y otra vez no hay nada. Sólo ese recuerdo inservible que me mira mirándolo, desde su cajita, y se ríe de mí y del esmero que pongo en que me siga lastimando.

26 comentarios:

Charles dijo...

Excelentemente dulce.

Carla dijo...

idem

lmg77 dijo...

Muy tuyo, muy sentido, muy cálido.

Angry Girl dijo...

fotos? me pregunto si aquellos amantes de las fotos tendremos algun serio problema con el tiempo y el pasado.

Angry Girl dijo...

que bueno volverla a leer Leila, ah NY y su dispoiscion a la muerte me soprendieron.

gp dijo...

un mimo...

kokepato dijo...

ah!, el recuerdo y sus invisibles dedos fríos que te abrazan despacio.

hermoso.

alf dijo...

¡Que suerte tiene la persona que Ud ama(ó)! o... ¿tiene Ud un cuyo terrible?

Leila Macor dijo...

por cierto, "cuyo"? Me hiciste ir al diccionario.

alf dijo...

Es una mascota tipo "hamster", un ratón...

sinkuenta dijo...

Leila: yo, que soy nostálgica, he llegado a la conclusión de que no es una buena cosa... la vida pasa indefectiblemente y poco podemos hacer más que seguir adelante dándonos cuenta de que la vida continúa afuera pese a nosotros. Otra cosa es contemplar esos buenos momentos y dejar que nos impulsen para volver a vivir otros momentos quizás más ricos que aquellos. Un abrazo

Aldo dijo...

Quelle immagini di non si sa che, rese ancora piu confuse dal centimetro di pelle, che ti sforzi di immaginare perchè cerchiamo il concreto. Ed il concreto forse non cè. Come quel centimetro di pelle. O come i pianeti che chissá sono o quissá non sono abitati. E non importa. E tuttlo svanisce.

C. dijo...

ni idea de que hablas...pero encaja con mi pelicula perfectamente...gracias!

Anónimo dijo...

cuyo
3. m. coloq. desus. Galán o amante de una mujer.

Carolina dijo...

Hola leila.....
Intenso, profundo y mágico como el amor.....

Leila Macor dijo...

gracias, gp

Odiseo en Puebla dijo...

Dijera un filósofo griego que todo fluye. Que las cosas están con nosotros por un momento, y que luego se van. Podría agregar que, mientras más queremos que las cosas se queden fuera de su tiempo, más nos lastima el saber de su fugacidad, de que es como el agua que fluye y que no podemos detener. Al final, en efecto, nada se queda, pero una parte se materializa en nuestro corazón.

A-nah! dijo...

Los que lastiman suelen ser los que más tardan en irse. A los que más nos aferramos en un descuido desaparecen y regresan cambiadísimos. Y otros, estos son los que más me gustan, se cuelan por la puerta de atrás sin ser vistos y un buen dia aparecen a tu lado cuando estás desayunando o comprando un nuevo champú.

*-)

Leila Macor dijo...

¿Será que me instalo en la perfumería?

A-nah! dijo...

Nah... no sirve así, ellos son los que te andan cazando.

Leila Macor dijo...

Ufa

LuKiA dijo...

Recordé una canción

"Quiero volver a cerrar los ojos y ver lo que yo quiero, que no tengo miedo a que pase el tiempo, si no a que pase y se lleve los recuerdos. En silencio, en silencio está lo que más quise..."

Suerte Leila. Que ese revisitar el recuerdo te traiga pronto de vuelta.

Cecilieaux dijo...

Gracias.

horas y horas de viajar dijo...

ojalá no pudiera aplicar esto a algo vivido. pero sí. perfecto y exacto. eso que no te animás a mirar - por milésima vez - para que no te deshaga, y tampoco a apretarle el "delete" encima... por la misma razón. sentirlo para entenderlo. rayando en el capricho a los ojos de aquellos que han sabido/podido mantenerse al margen. pero para uno... un martirio con el que hay que vivir... un día después del otro.
y bué. salú. por mejores tiempos

liebre de marzo dijo...

bonito texto
ando por aquí leyendo tu interesante blog , acabo de descubrirlo saltando desde otras bitácoras
saludos

gustavomendoza dijo...

Como decía Serrat en "Aquellas pequeñas cosas" uno se cree que los mato el tiempo o la ausencia... A veces los encontramos en un cajon, en un papel ...Los recuerdos.
Que bello texto. Sos sublime, lírica, divina como dicen los uruguayos.