´

3/7/09

La ironía y las comillas gestuales

Los que superamos la treintena podemos recordar las primeras veces que vimos hacer esta mímica, hace casi 20 años. Me refiero a la primordial, la originaria, la de las comillas; al gesto madre. Es fácil: haga el signo de la victoria con ambas manos y suba y baje dos veces el índice y el dedo medio, el cual, por cierto, incomprensiblemente es el único que no ha merecido un nombre a pesar de ser el más expresivo. Los niños y adolescentes ya nacieron con este gesto, ellos no saben cómo hacíamos en los años 80 para indicar una ironía. Ah, éramos más perspicaces, entonces. Ahora miro a mi alrededor y me doy cuenta de que los veinteañeros que me rodean jamás vivieron en un mundo en el que el sarcasmo debía interpretarse sin ninguna pista visual. Es aterrador.


El advenimiento de las comillas gestuales en nuestras vidas es uno de esos acontecimientos en los que uno presiente que está viviendo algo muy significativo. Como la llegada del hombre a la Luna, el derrumbamiento del muro de Berlín, los atentados del 11 de septiembre, la muerte de Michael Jackson. Todo el mundo se acuerda de qué estaba haciendo ese día. Yo recuerdo que las comillas gestuales llegaron a principios de los 90, aunque no se sabe quién las acuñó. Aparecieron un día en un programa de televisión, luego en un discurso político, después algún amigo las adoptó y de golpe nos habían invadido a todos. En menos de cinco años, ya no quedaba nada por entrecomillar.

La moda, obviamente, vino de Estados Unidos. Por eso al principio gestualizar las comillas era algo snob, así uno se hacía la ilusión de que hablaba inglés. Para otros era una señal de transculturización, de la indetenible infiltración del imperio yanqui en nuestras ingenuas almas latinoamericanas unidas contra la perversión de las naciones imperialistas. Hoy en día todavía hay quien hace campaña contra el gesto, aunque con fracasada militancia, debo decir. Porque cuando vi que Homero Simpson adoptaba las comillas gestuales a mediados de los 90, me di cuenta –con el ánimo revuelto de quien vive un terremoto– de que nuestra sociedad se había transformado para siempre. Ahora la lectura entrelíneas sería responsabilidad del emisor, que debe dibujar un signo en el aire para advertir sobre la inminente aparición de una ironía en el diálogo, y no del receptor. Éstos son cambios culturales. Qué Luna, qué Perestroika, qué Irak ni qué Thriller ni qué nada.

24 comentarios:

Ricardo Stuven dijo...

Las comillas gestuales son el segundo gesto característico del Dr. Evil, después del dedo meñique bajo los labios. Para mí (que conste tengo más de treinta), eso basta y sobra.

Carse dijo...

Leila, soy Albatros (ahora Carse). En España, al menos, el dedo medio sí tiene nombre: se llama Corazón.

Y una curiosidad. En España, no se llama Homero Simpson, sino Homer Simpson ¿curioso, verdad?


P.D: El otro día escribí obsenidades en google para entrar en tu blog y así pensaras que había un pervertido o algo parecido cuando vieras el StatCounter.

Saludos!!

SARANDISCOLO dijo...

Me gustó mucho tu nota. Pero discrepo con un detalle, porque antes de las comillas manuales ya existía la guiñada. No quiere decir exactamente lo mismo, porque transmite complicidad y cercanía, y es un gesto mucho más simpático y sutil, pero uno de sus contenidos es la ironía. Quizá la aparición de las comillas manuales ha resignificado la guiñada también, enfatizando los contenidos que no forman parte de la intersección.

A-nah! dijo...

Jajajajaja... pero las comillas así por lo menos están bien empleadas, con las comillas escritas por su parte... ¡pobres! Se han ido convirtiendo en un símbolo de énfasis, tipo:

Mantenga la puerta "cerrada".

¿Por qué? ¿Por qué?

Creo que las comillas escritas merecen un post o un trabajo fotográfico, si te animas prometo colaborar :)

Leila Macor dijo...

Ja, dale, y hacemos dos posts cruzados. Una vez tuve una especie de jefa (era la amante del jefe, en realidad) que me dijo, dictándome una carta: "Pero ponéle esas cositas que se ponen para que las cosas se vean más", haciendo el gesto para mostrarme cuáles eran las "cositas".
Albatros: sí, te descubrí. "Leila Macor tiene pene", jaja. Estaba esperando que aparecieras para horrorizarme públicamente. Y Sarandíscolo: te respondí en FB.
besos!

Catarina dijo...

Genial como siempre, sin embargo el dedo medio sí tiene nombre "cordial" (a propósito de las comillas). Saludos.

Leila Macor dijo...

Oye, sí, es "dedo cordial", así aparece en el DRAE. Primera noticia, gracias. ¿Todo el mundo sabía eso menos yo?

Julia dijo...

No, yo tampoco lo sabía.

Odiseo en Puebla dijo...

Recuerdo una entrada tuya anterior que hablaba sobre los emoticones. De alguna manera, son las comillas de las charlas cibernéticas: si no las incluyes, algunas partes de lo que mencionas simplemente no se entienden por parte del receptor del mensaje..., hablando de "imperialismos" transculturales.

Aimed dijo...

Oye! yo no se como le hacian antes para expresar ironia, que alguien me lo expliqueeeee............

Ahora se usa mucho el "Helloooooo" o el "oseaaaaaa". Si alguien se oye inocente, tenemos el "o sea, como te lo explico " con sus respectivas tonadas, por supuesto, al menos aqui en Gdl. Y obviamente, ahora que lo mencionas, el "hello" ironico lo oi en una pelicula gringa ya viejita , era algo de porristas...

Saludos a todos, feliz fin de semana

La Tilde Perdida dijo...

Es el lenguaje no verbal que utilizamos tan a menudo para reforzar las palabras o para sustituirlas. Quizá haya lugares donde con ese gesto no te entiendan.

persona.vitrea dijo...

Antes la ironía del discurso oral y escrito la captaban los cultos monjes internamente, y se divertían discretamente a espaldas de quienes los adoctrinaban. La sacaban de las discrepancias entre las palabras y los actos de sus "líderes", entre muchas otras fuentes.

Muchos elementos retóricos más sutiles que el entrecomillado manual se usaban si era el emisor el que quería enmarcarlas, como las pausas dramáticas, la sonrisa posterior al dicho, la exageración al absurdo, etc.

Coincido con Odiseo en la comparación con los emoticonos. se trata de índices no verbales que advierten de una dramatización en alguna dirección.

Anny dijo...

Me encanta!! Coincido con los que dicen que comillas y emoticones, son harina del mismo costal. Pueden ser gráficas o escritas, y ambas conllevan esa picardia, ironía, sarcasmo.
Son las especias del lenguaje, la pimienta del hablar... A mi me encantan!!
Un ¨cordial¨ saludo¨ a todos!! (Y que conste que no es grosería).

Jaime Senra dijo...

te tengo una noticia buena y otra mala. Que estas escribiendo mejor que nunca. La mala: que si sigues escribiendo asi terminaré "enamorandome" de ti.

bahiana dijo...

jeje, gracioso que se llame "cordial" (¿están bien usadas las comillas aquí?) justo el dedo con el que hacemos una seña no tan "cordial" (¿y aquí?)

saludos,

bahiana

Leila Macor dijo...

Ojalá tuviera ese súperpoder, jaime. Enamorar por saber usar las comas.

Daniela dijo...

jajaj muy bueno, la verdad no tenia idea de hace cuanto se usaban las comillas, como dices, mi generacion nació con ellas :O

Mandioquita dijo...

Leila, yo podría enamorarme de alguien porque use bien las comillas...entre otras cosas...no es un superpoder que tengas vos, sino una supercapacidad ajena.
Besos!

dijo...

Una amiga me recomendó este sitio y se lo agradezco, encontré humor e inteligencia, dos cosas difíciles de encontrar juntas.
Gracias H.A.P.!

Anónimo dijo...

La verdad es que me gusta el título de tu blog "Escribir para qué", pero hablar de las comillas como excusa para criticar el presente y pajearse con el pasado sólo me interesa si al menos paso gusto viéndolo, cosa que no pudo ser. Me dejas como un adicto al sexo que no puede ni cascársela. Prueba otro tema o cambia el modo. O yo al menos no te leeré, cosa que seguro te importa mucho;)

www.paulinapasos.blogspot.com dijo...

Hola a todos me llamo Paulina Gabriela Pasos Perez, vivo en Puebla, estudio artes plasticas,
tengo 23 años soy una chava muy, ma muy liberal, busco
amigos y otras cosas mas, para contactarme visiten mi blog y veran
fotos mias, quien soy etc. etc. mi blog es

www.paulinapasos.blogspot.com

espero hacer muchos, ma muchos amigos jejeje.
bye

Flor dijo...

Entonces cuando en Espana te dicen que te metas el dedo en el culo, lo que en realidad te estan pidiendo es que te metas el corazon en el culo?!

Leila Macor dijo...

algo así

CrisTin dijo...

Recuerdo que la primera vez que vi ese gesto de las comillas con los dedos fue a la hija pequeña de una amiga: Laura y tendría unos 5 años. Me parecía encantador cuando la preciosa Laura lo hacía. Me parece de muy mal gusto cuando lo hace alguien al dirigirse a mi. Por qué alguien cree que necesito que remarquen lo que me está diciendo? Tengo la misma reacción con la negrita o el subrayado o las mayúsculas en el diario... Creen que sus interlocutores o lectores son tontos? Saludos Leila