´

20/3/09

La amistad prepaga

Debo ser la última persona en enterarse de que existe un servicio llamado “Comprador Personal” (o Personal Shopper, que suena mejor). Es como el Personal Trainer, pero de compras. En general se trata de damas pizpiretas venidas a menos que para ganar unos pesos sin perder el glamour, ofrecen sus servicios a nuevas ricas que no saben cómo vestirse. Bien. Poco después de que mi ignorancia en tendencias y consumo se amortiguara un poco con esta valiosa información, leí que en Estados Unidos inventaron al “coach” amoroso, que es una especie de entrenador en los quehaceres del cortejo y del sexo. El experto en seducción le indica al infeliz que contrató su servicio si debe invitar a la chica al cine o a comer, cómo vestirse, qué decir y qué temas evadir. “¿Te bañaste, te cepillaste los dientes?”, le pregunta. En resumen, es un amigo por catálogo que le explica a su cliente qué hacer con la minita.

Es el terreno del éxito inmerecido, donde la pereza se premia y la comodidad se malcría. Haga abdominales sin moverse del sofá, aprenda inglés sin estudiar, adelgace sin hacer dieta, sea famoso sin tener ningún talento, hágase rico sin trabajar. O contrate consejeros que lo asesoren sobre la apariencia y sobre el amor y ahórrele sus pesadas lamentaciones a un amigo gratuito, que en general acaba exigiendo un cariño que nos hace perder tiempo y dinero. He ahí el nicho de mercado en el mundo del mínimo esfuerzo: la amistad prepaga. Cómo no se me ocurrió antes. El negocio estaba ahí; y yo escribiendo tonterías.

16 comentarios:

George dijo...

oye si, de repente podemos asociarnos y hacer empresa ...

guillermo mischkinis dijo...

Me extraña que te extrañe, hace años que nuestros politicos piensan por nosotros... a mi particularmente me interesaria contratar un servicio que sepa que comer cada dia: yo le pregunto qué quiero comer, y el personal morfing me dice: milangas a caballo, como corresponde, sir..
y feliz el tipo, pues.

saluti!

Odiseo en Puebla dijo...

Amistad prepaga... Pues era de esperarse, ya que pareciera que estamos enfrascados en vivir sin querer conocer a los demás. Levántate, desayuna, toma el transporte público (y olvídate de la cortesía), llega al trabajo, sal a comer, llega a casa y a dormir. En este ritmo enajenante, donde se nos dice que "time is money", ¿cómo no querer conseguir todo rápidamente, sin esfuerzo?

Y luego por qué nos golpea incesantemente la soledad...

Ignacio dijo...

Cuando yo trabajaba con Vasil el Mudancero, me dedicaba a la mudanza de libros. E, incluso, al armado de bibliotecas de acuerdo a un perfil deseado por el cliente. Por ejemplo, alguien quería aparentar un perfil progresista, por lo cual eran necesarios, entre otros, algunos libros de Galeano con las cubiertas convenientemente sobadas a fin de aparentar su uso acalorado (entre otros). El servicio incluía, además, dos o tres clases y un material impreso con un resumen de comentarios que el supuesto lector debía dejar caer al pasar o como respuesta a cuestiones más o menos previsibles.

Aimed dijo...

Hola, dice que leyo? Yo tuve que ver la de Hitch para saber eso, aunque claro, es inconcebible que un simple mortal por no describir al tipo, despierte pasiones en la multimillonaria tipa que no jamas en su vida tomo una clase de baile. perobueno, eso ya es otro tema...

Fiel a tu blog,,, espero con ansias tu actualizacion de viernes.

sinkuenta dijo...

Leila, hoy mismo al volver a casa del trabajo he leído un cartel en el escaparate de un gimnasio: 'Curso de Stripper'... me quedé de piedra sintiendo que hoy en día hay cursos hasta de respiración... hemos conseguido complicar la existencia de tal modo que hasta las respiraciones hay que aprenderlas. Y, ahora que lo pienso, a lo mejor me apunto al curso de stripper, a ver qué aprendo. Te mando un saludo

Leila Macor dijo...

Me gusta, surgen ideas: personal morfing, personal librarian, personal stripper...

Daniela dijo...

Parece que vivimos en un mundo cada vez menos humano, ¿no? Pero bueno, algunos -tal vez los mismos ingenuos de siempre que se niegan a adaptarse- seguimos leyendo blogs y comentando nosotros mismos. Y ni que hablar de hacer nuestro propio trabajo romántico, por así decirlo.

JMR dijo...

Estupendo post, como siempre. Me alegra que hayamos coincidido:

http://www.elcorreodigital.com/vizcaya/20090215/sociedad/hacemos-usted-20090215.html

Un saludo

A-nah! dijo...

Definitivamente YO soy la última en enterarse de que existen personal shoppers... cosa que me parece bien, de primera necesidad en ciertos casos de nuevoriquismo agudo, ahora lo del personal morfer es genial, esa diatriba alimenticia a mi me quema demasiadas neuronas.

Besito Leila... ¡seamos part time friends!

La Tilde Perdida dijo...

Hace unos días vi en la televisión que en Nueva York hay gente que paga para ser acosada por unos supuestos paparazzis por la ciudad, para sentirse importante y presionada durante un día. Y por eso se pagan 600 dólares. No me lo podía creer.

sorjuana dijo...

Ahora cualquier cosa es prepaga y se convierte en un servicio, bien o artículo, por extravagante que sea. Ver esta subasta en EBay...lo bueno es que se trata de una persona "culta", con estudios universitarios que planea hacer un posgrado. Así está el mundo:
http://tinyurl.com/d34sdp

PD: Por cierto, whenever you need, servicios de personal ghostwriter, jua jua

[H] dijo...

Me mude a Madrid dizque para escribir y lo unico que hago es comer tortilla de patatas ! sepa usted Srta. Leila que "personal shopper" es un oficio muy digno de gran utilidad y no lo digo en tono burlon ... tenia tiempo sin entrar en los blog ... como siempre el tuyo no decepciona y te saca una gran sonrisa ! : ) saludos desde madrid !

Mr. Eichzzzz

Steven Calderon dijo...

Pues no es muy raro, si ya hay "causal lovers" no es raro que te paguen por tus servicios aunque no me deja de retumbar sobre los "coach", eso si esta muy tipo pelicula.

Un saludo y un gusto encontrarte, suscrito y esperando mas!

Yanibela dijo...

Me encanto lo de las clases de striper y lo de contratar paparazzi me mató. Yo soy periodista desempleada, por unos mangos te hago una guardia periodística en la puerta de tu casa o te persigo sacandote fotos...y si eso no sirve me ánimo a improvisar alguna clase de strip.

Carla dijo...

bueno, pero un personal journalist tampoco estaría mal, no?