´

13/2/09

La incontinencia de signos

No sé en qué momento exacto en la historia de la escritura las mayúsculas se transformaron en alaridos, pero el fenómeno es real: a partir de algún punto en los años 90 comenzamos a interpretar como gritos los mensajes escritos todos en mayúsculas. (Ni hablar de la opinión que nos queda del maleducado y vocinglero remitente). Además hemos pasado del apergaminado estilo de la correspondencia de antaño a la coloquialidad extrema de los chats, emails y mensajes de texto, que aparecen llenos de caritas :), risitas (ja ja) y besitos (muack! chuick!).


O los humanos nos vamos infantilizando a medida que nuestros canales de comunicación van perdiendo su acartonamiento; o habíamos sido unos ñoños reprimidos bajo el yugo de la escritura. Pero Antes de la Emancipación, previo a la Era de los Emoticones y Demás Símbolos, ¿quiénes realmente escribían esas largas cartas correctísimas? Un pintor holandés a su hermano marchante. Un escritor ruso a su amada esposa. Una dama de la corte francesa que dedicaba cada tarde a “atender la correspondencia” y, de paso, informarle a los historiadores del futuro cómo había sido la sociedad parisina durante el reinado de Luis XIV.

Sin embargo vino Internet, El Democratizador, a democratizar también el lenguaje. Lejos quedó el elitismo epistolar. Ahora todos podemos manifestarnos, no importa lo compleja que sea la emoción. ¿La felicidad? Muy simple :) ¿La ironía? Será mejor acompañarla con una sacadita de lengua :P. Y para qué ocuparnos en describir la intensidad de nuestro entusiasmo si basta con poner una diarrea de signos de exclamación. (Por algún misterioso motivo el signo de exclamación ha perdido eficacia y se recomienda no usar menos de tres!!!). Ni hablar del moribundo punto y coma, destinado a su extinción o a su mera reconversión en guiño. Y por último, debemos puntuar con una risilla el final de cada frase, so pena de parecer un amargado, jaja, o correr el riesgo de que nos malinterpreten un chiste, je.

Quién sabe qué conclusiones sobre nuestro tiempo sacarán los historiadores con todo esto.

38 comentarios:

guillermo mischkinis dijo...

En la vorágine sincopada de la imagen, pareciera que la escritura pierde peso. Pareciera que sólo se necesitan orcos que acomoden cajas en el supermercado. Sin embargo, el poder no es tonto, ya empieza a entender que legiones de imbéciles que no saben ni leer ni escribir no le resultan funcionales..

jimeneydas dijo...

Habría que discutir, para "pulir y dar esplendor" al uso de los emoticones, y establecer normas (que nadie seguirá por supuesto).
Uno de los aspectos prioritarios será establecer si antes y/o después de los emoticones debe ponerse "," y "." respectivamente, como si fueran vocativos.

Leila Macor dijo...

O sea, :), por ejemplo?

bahiana dijo...

¿¿¿qué dices??? ¡¡¡no estás en nada!!!

yo creo que el mundo se divide entre quienes hacen un esfuerzo por recordar las reglas de sintaxis y el resto. estos últimos 'salieron del closet' con la popularización de web2. un lado oscuro de la democracia, ciertamente.

saludos, señora.

bahiana

Odiseo en Puebla dijo...

Yo creo que, como dice Giovanni Sartori, cada vez perdemos (en algunas partes del mundo más rápidamente) la capacidad para expresarnos simbólicamente y recurrimos a la imagen para simplificar la comunicación. Y no es por los emoticones, ni es por abreviar la escritura: ¿será porque cada vez nos comunicamos a través de un medio impersonal como el internet, intentando pensar que no vemos frente a nosotros al monitor, sino a otra persona? ¿Será porque queremos hacer más rendidor el tiempo que pasamos aporreando las teclas? (De hecho, seríamos felices si fundieran el teclado con el mouse).

Por cierto, a mí me gustan los emoticones.

La Tilde Perdida dijo...

¡Hola Leila!

De nuevo, y por casualidad, hemos coincidido hablando de algo parecido en nuestros blogs. Te animo a que pases a leer lo que puse:

http://latildeperdida.blogspot.com/2009/02/el-grito-del-papel-armado-con-palabras.html

Opino, como muchos de los blogueros que pasan por aquí, que el mundo se está dividiendo entre los que se esfuerzan por escribir correctamente y los que echan mano de los emoticonos y demás imágenes. Hay veces que no entiendo lo que la gente quiere decir con esas imágenes, mucho más fácil es utilizar el castellano, rico en sinónimos y con el que se pueden expresar muchos matices.

Un saludo.

Ignacio dijo...

Uso palabras. No dialogo por mensajes de texto del celular. No puedo instalar el MSN. Agradezco cuando un grupo de palabras que vienen como quien no quiere la cosa me asestan un mangazo.
La sintaxis implica pensamiento organizado, planificado. Cuanto mejor sea la sintaxis más gente entiende. Es difícil hacer que luzca fácil.
Pero, incluso como prof. de Español, creo que el lenguaje del choteo no es más que una variedad lingüística ligada al contexto con muchos rasgos de oralidad. Acaso los que pensamos que estamos escribiendo somos los equivocados.

Eu dijo...

Creo que sé expresarme bien con la escritura, me lo dicen vamos, y se me dice que se me nota el periodismo. Cuando lo dicen francamente no sé si es un halago, la gente tiene tan poca capacidad de expresarse, que los emoticones es como el recurso de los ideogramas de las antiguas formas de escritura, cuando no estaba tan desarollado el lenguaje.
Mucha gente si no fuese por eso no sería capaz de decir nada, ni de matizar lo ue quiere decir, pero tambièn es cierto que para otros, al final se conveirte en un limitador de itra frmas de expresión mucho más adecuadas.

Gustavo dijo...

Coincido plenamente con Ignacio (ver su comentario el 14 de febrero de 2009, a las 10.20).
El idioma vive amenazado. Ha vivido y sobrevivido a amenazas antes, aunque ciertamente las actuales parecen peores.
Quienes amamos nuestro idioma debemos intentar su defensa, justamente por ese amor que le profesamos, pero siempre y cuando no creamos que su vida depende solamente de cuán eficaz sea esa defensa: finalmente el tiempo y lo que disponga la mayoría de los hablantes y escribientes del Castellano definirán su curso, como siempre ha sido, porque no debemos olvidar que "cuando todo el mundo se equivoca, todo el mundo tiene razón" (Pierre C. Nivelle de la Chaussée [1692-1754]).
Por último, si vamos a ser críticos, no dejemos flancos débiles: el uso de "y/o" y el comenzar con letra minúscula una frase luego de un punto también son incorrecciones, aunque formen parte de los comentarios en un blog.

A-nah! dijo...

Y bueh... no tengo una opinión demasiado radical al respecto. Trato de escribir correctamente, odio la proliferación de las k's y las z's ke están de moda para ezkribir, abro los signos de exclamación aún cuando chateo, pero por otra parte me entregué a las caritas felices como si no hubiese un mañana *-)

Lais Castro dijo...

hola leila, aquí estoy más una vez te leyendo!
buena semana!

Graciela Ventimiglia dijo...

No estoy de acuerdo con mucho de lo que se ha dicho. Soy una talibana ortográfica y fanática de la sintaxis pero eso no me impide utilizar símbolos para expresar la cara que pongo cuando escribo algo en la webdospuntocero.
Es obvio que cada contexto es indicativo de la utilización -o no- de símbolos...y no creo haber sido una ñoña reprimida, soy una persona que evoluciona junto al lenguaje.
Saludos Leila!

joselo dijo...

Entiendo tu protesta de dama parisina porque, sin llegar a Luis XIV, me detengo en la restauración, tu blog se parece cada vez más al salón de Madame Verdurin, :P (si le ponés punto a "la ironía" te sale un grano en el mentón :P.),pero tiene razón Odiseo, falta la cara de Odette en lugar de la pantalla.

Daniela dijo...

Lo que dices es cierto: la escritura, aparentemente, esta cada vez más degradada.
Pero si hay algo positivo es que nunca se escribió tanto como ahora: ¿cuándo antes de este tiempo iba a un niño de doce años dedicarse a escribir por horas (aunque sea en frente a un monitor mientras su vista se consume)? ¿Cuándo una ama de casa iba a dedicar sus tardes a atender su blog, en el que descarga todo lo que tiene en mente?
Y, además, siempre quedan los buenos escritores, que se aferran a los punto y comas.

Jose Roque dijo...

Muy buen punto, Leila. Ese tema también se me pasó por la cabeza. Coincido en que nuestro idioma, en vez de avanzar está degradándose, justamente por el avance no sólo del chat sino también de los mensajes de texto del móvil. En mi caso me pasa todos los días y peor aún con mi teclado, que no tiene una manera pronta de colocar acentos. En cuanto me cambio a una PC con teclado en espanol me cuesta un poco adaptarme a escribir correctamente.
Chau!!!

joselo dijo...

¡¡¡¡¡Ojo!!!!! Tampoco nos agrandemos. Cuando querramos leer cosas hermosas, leamos las frases que propició el salón de la Verdurin en Proust. Sólo él. ;

Migue dijo...

Tomé la flamante videocámara, encendí el artefacto y en pantalla aparecen varios íconos, repasé el manual de usuario, ¡vaya!, por convención, algunos concuerdan con mi asociación. Si se usaran palabras escritas en pantalla, poco vería de lo que quiero grabar, eso es sentido práctico. Creo que un emoticón es algo así como una convención colectiva entre los que se tratan de comunicar, onomatopeyas de jajaja!!!, puaj!!!, etc., expresan nuestro agrado o no, como usuario de un teclado, uso los símbolos, así como @ se desvirtúa diciendo: Soy @ngel y vuelo en p@rapente, carente de originalidad, sí se justifica en su uso al decir: mi correo es: fulano@nnn.com, qué antiguo… dice correo y es e-mail y ambas palabras tienen la misma cantidad de letras, pero es cool men, aunque escribir “msj” es más sencillo y práctico que escribir “mensaje”.
Luego de recibir una estúpida cadena con 23 emoticones, quedo pensando: “¿qué me quiso decir?” y recuerdo de inmediato una carta de mi abuelo, del año 28, dirigida a su novia, mi abuela. Comienza diciendo: Mi muy estimada y siempre presente María, con gran alegría he recibido noticias suyas, y un etc. con claridad precisa, era un capo mi abuelo o un envidiable ignorante feliz, la magia de leer su letra es un tesoro, hoy a veces, respaldamos en CD/DVD lo escrito, que tal vez nunca más leeremos, confundimos el objetivo, compramos tarjetas de salutación ya diseñadas por otros, en vez de usar el coco para comunicarnos y sólo nos informamos, para así formar parte de la legión de opinadores soporíferos, más que de despertadores, estamos de acuerdo o en desacuerdo repitiendo la base de estériles temas.
Si mi teclado tiene signos, los uso, para eso están, la confusión viene cuando postergamos nuestro lenguaje por el exceso de expresión, no vaya a ser cosa que moleste ser concretos, ¿será miedo a la soledad?, parece que queremos ser más claros y sólo enturbiamos. Propongo un experimento, mezclemos un signo con un icono y le agregamos un emoticón: simple icono gestual, con algunos jajaja!!! y ya está la poción perfecta para ser parte de la tribu urbana de nuestra conveniencia, también lo enviamos en un currículum para vender celulares o algo relacionado y vamos a ver como nos va.
Cada cosa en su sitio, todo es útil si lo aprovechamos adecuadamente, manipulando las palabras pretendemos manipular a los que nos leen, llegaremos a ser sicópatas, sociópatas, estúpidos o simpáticos ingeniosos?. Je! = (¡que astuto soy!), tener una super computadora solo para estos menesteres, es como usar un trasatlántico para pescar mojarritas, absurdo y no estoy generalizando.
Uso Internet para mi correo y siempre escribo cartas de puño y letra, bien acartonadas, con relatos a mis hijos y amadas, recibo lo mismo, todo tiene su magia y soy feliz con un dibujito a falta de palabras, aunque sea con lápiz o un corcho quemado en vez de tinta electrónica.
Migue

Tanyluz Sciortino dijo...

Me paseé por todos tus escritos. Excelente.

Cláudio dijo...

¡Hola Leila!
Tus últimos textos me han encantado y así ganaste un lector más. Eso de los emoticones no me parece una decadencia del lenguaje, sino una adaptación a los nuevos recursos que antes no teníamos. Pienso que, si le hubiera ocurrido a alguien añadir teclas con caritas a las máquinas de escribir, ya las usaríamos hace mucho más tiempo.

Anny dijo...

Hola!

El español es hermoso, y como comentó alguien aqui, tiene innumerables sinónimos que adornan y nutren el lenguaje. Sin embargo, con respecto al uso de los "Emoticones" me parece que tanto como degradante, no lo es. Es como ponerle mas especias y condimento,como un poquito de picante a nuestras conversaciones escritas, las que se hacen cada vez mas frecuentes. Sería como ponerle gestos, emoción a lo que hablamos(escribimos). Recordemos que la comunicación es cerca del 70%(o más)corporal y el resto lo hacen las palabras. Y sabemos de sobra como cambia radicalmente el sentido de lo que decimos por la cara que ponemos! Pregunto entonces:?Como cumplimos con esa parte del lenguaje corporal que no puede darse en la comunicacion coloquial escrita?...Con símbolos, negrillas, mayúsculas cerradas,comillas,signos de exclamación y demás herramientas puestas a nuestro alcance por la tecnologia.
Los símbolos,como toda especia,sin abusar de ellos, ni alterar nuestra riqueza castellana; le dan un toque de sabor a nuestro plato fuerte de todos los días: el lenguaje.
Saludos a todos desde Panamá.

LuKiA dijo...

Hay cosas inevitables, hoy vemos a las nuevas generaciones modificar, cambiar, adaptar el lenguaje. Yo viví en un pequeño pueblo, no conocí las computadoras hasta que comencé a estudiar la secundaria (12-13 años) y tuve que viajar a un pueblo más grande donde estaban llegando ya. El Internet lo descubrí hasta los 15-16 años. Te adaptas, aprendiste a usarlo, a entender el lenguaje, los iconos. ¿Se imaginan las nuevas generaciones? Mi sobrina de poco más de 4 años usa el control remoto (que tiene más botones de los que yo necesito) mejor que yo, mis alumnos todo lo hacen por la red, la ciber cultura es ya un fenómeno digno de estudiar, no de asustarnos, pues todo es producto del contexto, así como el cine, la radio, la televisión, cambiaron nuestra cosmovisión, así lo haré el Internet (ya lo hizo). Hay que estar atentos a lo que sucederá, hay que ser conciencia de este tiempo. Saludos desde México.

b dijo...

Os historiadores de nosso tempo vão pensar que "pensávamos muito e escrevíamos pouco" ou, que o suplementar da comunicação era por telepatia.
Obrigada.

CrisTin dijo...

Sigo siendo de las que escribe sin abreviar (inclusive en los mensajes de texto), de las que no usa esas caritas amarillas ni los signos que las sustituyen. Sé que pertenezco a una raza que se extingue. Un abrazo

Zeberio Zato dijo...

Me encanta esta entrada. Precisamente una de las mayores cualidades literarias que echo a faltar en la gente es la capacidad de expresar emociones.

Ya no hay razones para estar contento, aburrido o triste. Tenemos el apoyo gráfico para expresar situaciones que, en cuestión de un par de líneas, pueden contradecirse.

Se ha democratizado la metaliteratura.

Micky dijo...

Junto con saludar muy atentamente a la propietaria de tan agradable medio de comunicación visual, me permito extender mis parabienes al resto de los contertulios que han sabido expresar sus pensamientos, e incluso sus emociones, para intentar comprender a cabalidad las insospechadas consecuencias implícitas en la incontinencia de signos.
He leido todos los comentarios y Migue ha estado genial.
En realidad todo lenguaje es una conversación. Y a mi me encanta conversar. Me gustan los detalles, los tonos, las expresiones, el brillo de los ojos, los gestos, los énfasis de las manos y de la boca, tanto como las palabras mismas, porque allí están los verdaderos secretos que ellas esconden.
Una misiva llena de signos y emoticones es como una carta de amor de tu novia que la sacó de una cadena.
Siempre se agradecen los gestos de mandarte cualquier cosa. Pero, se vanaliza el diálogo y la comunicación cuando se vuelve recurrencia simplemente copiar cosas, pegarlas y mandarlas.
Para toparse con el horror de los minusválidos mentales escribiendo a los gritos y destrozando el idioma, sólo hay que visitar un foro de futbol. Y ahí verán lo que es el espanto.

Las Hice dijo...

bienvenida la comunicación!

sorjuana dijo...

Por supuesto que la advertencia no es arbitraria, pero creo que es necesario distinguir entre la comunicación escrita vía internet, perecedera, contenido web 2.0, que dura un instante y en el que no se puede invertir demasiado tiempo (sólo el que la ortografía y sintaxis instaladas por default en el disco duro de la mente permita, sin enloquecerse con las naturales erratitas tipográficas y sin tener que releer, porque nos volvemos locos), y la escritura "en papel" o en archivo de computadora, con intención de perdurar, que puede "lastimar" más los ojos y en la que vale la pena buscar la impecabilidad per se.
Creo que ese es un criterio importante; sería tan absurdo como pretender que la comunicación oral cotidiana tenga un nivel de perfección propio de un orador o un buen docente, sin discordancias de género o número, subjuntivos bien empleados, etc.
La proliferación de emoticones, signitos, bobaditas, je je, juas, ji ji, tienen que ver, a mi entender, con los crónicos malentendidos de este tipo de comunicación. Uno prefiere volverse una porrista tontita de Secundaria antes que herir a un amigo con algo que *no* dijo, generarse enemigos por opiniones que pueden sonar agresivas cuando son cuando mucho pícaras, en fin... He visto grupos virtuales unidísimos disolverse en 24 hrs por no haber usado convenientemente estos nuevos códigos.
Me parece que tenemos que desarrollar facetas distintas, ropa según la ocasión y el lugar, y no empeñarnos en usar el mismo saco en todos lados. Es mi eterna discusión con mis amigas correctoras, "je, je!!!!!!!"

ojo dijo...

yo ponía emoticones en mis cartas :(

Pilar Chargoñia dijo...

Hola, Leila:
Como una de las amigas correctoras (de estilo, maravilloso oficio) con las que "discute" Sor Juana, opino que:
1. Las convenciones ortográficas apenas son un puñadito; así como ponemos mayúsculas después del punto, también incluimos los signos de interrogación y de exclamación de apertura y de cierre. Por formación profesional terminamos amando (o respetando, amor del bueno) ese puñadito de convenciones. La ropa según la ocasión también la usamos, pero distinguimos los contenidos de la Internet no tan perecederos (defina "perecedero") --como este blog, por ejemplo-- de los contenidos volátiles de una lista electrónica cerrada, donde quienes nos leemos solo somos unos pocos amigos.
2. Sobre el uso de las mayúsculas continuadas es bueno recordar la historia de la netiquette: los primeros ingenieros electrónicos que usaron la Red intercambiaban información generosamente. Ellos crearon las convenciones (otro puñadito) para el uso del lenguaje. Vale la pena conocerlas.
3. Emoticones o caritas sirven, ya se dijo, para evitar ambigüedades o malentendidos en las comunicaciones más breves.

La finalidad de todas estas convenciones es siempre permitir la comprensión lectora más ágil. Y el resto es vanidad...

Anónimo dijo...

Leila, me encanta lo que escribes... :) alegra mi mente...

Pasando al tema, levitemos nuestros pensamientos y miremos como escriben los chinos...
¿Estos ideogramas no son similares a estos emoticones?

¿Nuestra forma de escribir será siempre igual?

¿Nunca va a cambiar?

Bienvenidos los cambios.

Creo que para nada nuestro idioma es perfecto. Especialmente para aquellos que nos manipulan y nos dicen en español que ser feliz es beber esto o tener eso.

Afortunadamente la Internet aun está sin reglas, que prohiban el contenido y la forma de expresarse.

Anónimo dijo...

Leila, me encanta lo que escribes... :) alegra mi mente...

Pasando al tema, levitemos nuestros pensamientos y miremos como escriben los chinos...
¿Estos ideogramas no son similares a estos emoticones?

¿Nuestra forma de escribir será siempre igual?

¿Nunca va a cambiar?

Bienvenidos los cambios.

Creo que para nada nuestro idioma es perfecto. Especialmente para aquellos que nos manipulan y nos dicen en español que ser feliz es beber esto o tener eso.

Afortunadamente la Internet aun está sin reglas, que prohiban el contenido y la forma de expresarse.

rocha dijo...

Tomo todos paralenguajes como fuentes -o reservas, enriquecedoras de los lenguajes formales; orales y escritos.
La entonación es emoticón, o 3 signos de interrogación. Así los puntos suspensivo, el exagerado uso de las mayúsculas o nuevas y extrañas formas de abreviación.

El cuidado de las formas da mas oportunindades para la comprehensión del mensaje. Eso tambien depende del manejo apropiado de las herramientas (convenciones) de la lengua, tanto del emisor como del receptor. Aunque la elaboración del mensaje consuma mucho mas tiempo y recursos que su decodificación. Y eso tambien depende del manejo de las herramientas. Y a ellas hay que democratizar.

Agregaría como punto a favor de todos los paralenguajes -emoticones incluídos, la transversalización de los códigos. Una sonrisa se entiende en todo el mundo, una carita alegre tambien (o va en proceso de... ). Lenguas y culturas confluyen en una misma representación.

Saludos y muy lindo blog.

Juan Verona dijo...

Para mí eso de que "algo tiene que cambiar para que todo siga igual" (no sé si fue el gato con botas o el pardo, un gato fue seguro) lo resume todo. Para seguir entendiéndonos, las lenguas tienen que evolucionar (cambiar) y lo que está claro es que si ya desde el coñazo Latín, por poner un ejemplo, Natividad se convirtió en Navidad, por qué no empezar a plantearse que todo está cambiando a la hora de escribir y es un hecho a tener en cuenta. Gabo aboga por quitar acentos... ¿y x q no?

Anónimo dijo...

hi everybody


Just saying hello while I read through the posts


hopefully this is just what im looking for looks like i have a lot to read.

Gustavo dijo...

Es triste que en la era de la comunicación informática la belleza y galantería y sarcasmo del estilo epistolar que nuestro querido militar y escritor Pierre Choderlos de Laclos usara tan brillantemente se vaya perdiendo tan rápidamente gracias a esas " Amistades Peligrosas" con las que frecuentemente chateamos. Terminaremos diciendo que
"hablar bien es lo mejor que haiga" que triste verdad :(  bye Leila tqm xxooxx  jeje

Leila Macor dijo...

Caramba, Gustavo, ya me has comentado varios posts y tengo ganas de responderte personalmente pero tienes un perfil cerrado. Si lees este comentario, bien: muchas gracias. Saludos.

Gustavo dijo...

Hola Leila, hay dos Gustavo que comentamos
tus post , me dices que mi perfil es muy cerrado,
y no entiendo nada. Lo tomare por el lado físico
e imagino lo dices por que soy flaco. A mi me gusta tu perfil eres muy linda, blanquita e inteligente, una chama buena nota ygracias a ti me están gustando los blogs. Y como escribes , no seas floja y sigue en ese escribir para que.. Para que me ria, pa que lloremos, para ti misma como catarsis. Para que te sigamos queriendo.
mendoz2311@gmail.com
creacionvisual@yahoo.es

José Patricio Chamorro Jara dijo...

Hola! ayer llegué a tu blog y me recomendaron que visitara esta entrada, ante lo cual no me arrepiento para nada, la he disfrutado y apunta justamente a algo que quienes nos dedicamos a la escritura y su estudio venimos pensando, algo así como la revolución del siglo XXI, donde el chat y los mass media en general se están superponiendo y sinceramente me ha gustado mucho esta reflexión, ya que has expresado muy bien aquel acontecer, donde cada vez nos vamos volviendo más impersonales en el trato y quedando parco de palabras, quizás no es necesario por otro lado ser prescriptivo ys eguir lo que plantea la Rae a cabalidad ys eguir la sintaxis con su punto y coma, sin embargo, tenemos que hacer vivir nuestra lengua. Saludos!