´

10/10/08

La esplendorosa moda de la crisis



La moda en los últimos años ha estado marcada por el maximalismo, la superornamentación de oropel. Los estampados se acentúan con piedras, lentejuelas, espejitos, encajes, brillantina. Lo que ya es excesivo es además customizado con pins y peluchitos que cuelgan. El plateado, el dorado y el charol se usan de día, el strass se aplica a las chancletas y a la ropa deportiva. Todo transmite brillo y abundancia: prendas que resplandecen, imitaciones de piel de leopardo, pendientes grandes, maquillajes perlados, accesorios kitsch, materiales bruñidos. La ropa se lleva en capas a la vista: la camiseta sobre la polera de manga larga; el saco más corto que el suéter; la falda arriba del legging. Se trata de mostrar sumas, incorporaciones, añadiduras.

Este barroquismo no podía ser sino la señal de una inflexión. En un momento en que la economía global entra en una profunda y duradera crisis financiera, ver tanto brillo fatuo me inspira una tierna compasión. Es como si las sociedades opulentas hicieran un último esfuerzo por pretender que nada ha cambiado; ni va a cambiar. Como la mujer golpeada que disimula un moretón y esquiva la mirada para abordar de inmediato cualquier argumento frívolo. O como el hijo becado que sufre tremendamente en el extranjero pero que cuando habla por teléfono con sus padres exhibe una alegría extrema, escupiendo risas repentinas y fuera de lugar que no convencen a nadie.

(Publiqué esta entrada a principios de mes en mi otro blog, antes del derrumbe el 15 de septiembre del banco de inversiones Lehman Brothers, que arrastró en su caída al sistema financiero mundial. Por la horrorosa y presagiadora vigencia de la nota, decidí repetirla aquí).

7 comentarios:

La pelúa dijo...

que acertado el post.
Me encantó.
:)

sinkuenta dijo...

Una amiga me dió la dirección de tu blog y no me ha defraudado... ¡me ha gustado mucho! ... tus reflexiones sobre la moda son muy acertadas. Vamos a ver lo que la crisis nos trae: o bien un cambio de gustos hacia líneas sobrias o nos convierte a todos en impostores incapaces de asumir nuestra realidad. Una gran reflexión... Un saludo

joselo dijo...

Muy atenta tu caracterización de la moda actual. Pero creo que la asociación que podría hacerse es la contraria. Cronológicamente es al revés. La crisis sigue a la exhibición de opulencia, como en los años 20 del Charleston o en el Imperio Romano.

Leila Macor dijo...

Hola, Joselo. Sí, puede ser... creo que son fenómenos que conviven porque uno es consecuencia del otro y viceversa, son parte de un mismo proceso, factores de un mismo conjunto. Lo que nos espera es lo que dice Sinkuenta, me parece: líneas sobrias, cambio de rumbo. Como en toda inflexión. Saludos!

Tania dijo...

Pues muy bien Leila megusta, me encanto me ha gustado porque la tema, esque amila moda meencanta y nose todo eso esta bien.

DjNeoN dijo...

Según la autora el modo de entender la moda supone una forma de no aceptar, por parte de la sociedad, que existe un verdadero cambio en la economía global. En referencia a esta idea desde mi punto de vista se trata de una apreciación acertada que describe la realidad de la crisis actual personalmente estoy de acuerdo con la idea que la autora manifiesta, ya que la realidad de muchas familias que no pueden hacer frente al pago de hipotecas, así como la decadencia del sector de la construcción que ha dejado a muchísimas personas en paro, contrasta con el modo de entender la moda que se da en una gran parte de la sociedad. A mi parecer es un modo de no aceptar el momento de cambio en el que nos encontramos. Para expresar esta misma idea la autora concluye haciendo referencia a la mujer maltratada que trate de ocultar su situación y al estudiante becario extranjero, que hace lo mismo para no preocupar a sus padres. Resulta interesante elmodo en que la autora mediante comparaciones expone su punto de vista sobre el modo de afrontar la crisis que muestra la sociedad.


Rubén Darío Castilla González

esto es nuevo para mi dijo...

Hola,

Amiga Leila, totalmente de acuerdo. no sé si sabes que existe la teoría del "lipstick", se lleva más el rojo pasión en las barras de labios cuando hay crisis económica. Para muestra, un botón... el crack del 29, el 73... sigue así.

pd.- una amiga del trabajo me pasó tu blog, muy bueno.