´

25 de julio de 2008

Los que viajan separados están majaretas

Hace poco vino a visitarme a Montevideo una pareja de amigos de Santiago, con dos hijos pequeños que quedaron en Chile. Antes de venir, me anunciaron por email que ella vendría primero en un vuelo con escala en Buenos Aires y, dos horas después, él en uno directo desde Santiago. Toda esa rocambolesca operación se debía a que por política familiar el matrimonio viaja separado: así, si le ocurre una tragedia a alguno de los dos, al menos los niños no quedarían huérfanos. Como parece tener sentido, yo, con una especie de respeto parecido al que le tenemos a un practicante de una secta alternativa, no indagué más sobre esa costumbre y el tema concluyó ahí, como un tabú al menos para mí.


17 de julio de 2008

Sexo en invierno, una rara experiencia evolutiva

Vengo de un país tropical, o sea que para mí una bufanda resumía el concepto de lo exótico. Imaginarán entonces mi desconcierto cuando, apenas anuncié que me vendría a vivir acá, una uruguaya en Venezuela me regaló una enorme y regordeta chaqueta que me cubría desde la cabeza hasta las rodillas y aumentaba un metro el diámetro de mi cintura.

–¿Cómo se hace para ser sensual con esta cosa?–, pregunté.

–En invierno no se es sensual, mijita, olvidáte.


4 de julio de 2008

La vergüenza altruista

Andaba distraída por la calle, con la actividad neuronal en piloto automático, cuando escuché un efusivo saludo: “¡Peeero! ¿Cómo andás?”

No tenía idea de quién era. Hurgué en el pasado, como quien hojea un libro a toda prisa, en busca de algún indicio sobre la identidad de esta tipa que me había abordado con tan humillante cariño.